Cante

La Memole, puro espectáculo

Melchora Ortega interpreta la versión 'Cuna Cañí' con David Lagos, Fernando Galán y Santi Lara, en el estreno del espectáculo.

Melchora Ortega interpreta la versión 'Cuna Cañí' con David Lagos, Fernando Galán y Santi Lara, en el estreno del espectáculo. / Manuel Aranda

A esta magnífica artista la hemos podido ver en distintas facetas a lo largo de su trayectoria. Desde protagonizar un recital de cante en la línea más ortodoxa del flamenco, a acompañar de forma sublime a un bailaor como cantaora de atrás, así como recurrir a la figura de Lola Flores en un escenario interpretando algunos de sus trabalenguas, como en la última edición de la Fiesta de la Bulería. Pero lo que nunca habíamos visto a Melchora Ortega es mostrar estas posibilidades en un mismo espectáculo.

Una propuesta que sugiere originalidad, que rompe con la idea de espectáculo habitual dentro del marco del Festival de Jerez y que sitúa a la cantaora en un perspectiva totalmente innovadora. La pasión de una noche de cabaret nos hace viajar al pasado para volver a respirar nostalgia por una época donde el escenario era una fábrica de magia, puro espectáculo.

El juego de luces, los instrumentos que intervienen, la implicación del resto de compañeros y el repertorio escogido, hacen de 'Melchora Ortega presenta a La Memole y su combo flamenco en por los pelos', una obra exitosa y triunfal. El público se desprendió de relojes para introducirse en el mundo de la noche, de la madrugada y del amanecer.

Con la rumba 'Reirse', toda una declaración de intenciones, da la bienvenida con todo el elenco en las tablas. La aportación de cada elemento sonoro tiene sentido. Melchora se coloca un sombrero cordobés para dibujar un óleo musical desde el tradicionalismo y el costumbrismo e interpreta 'Cuna Cañí' de Lola Flores, pero en una versión autobiográfica. En esta sala de variedades se respira compañerismo y uno de los integrantes, David Lagos, siempre metido en el papel, se deja seducir por Isabel Bayón, que lo mismo presenta en inglés, canta un bolero a piano o baila por tanguillos, tangos y soleá trianera.

Melchora cambia de vestuario para sorprender con 'Con golpes de pecho' y se descalza para endulzar la sala con 'Lloro por ti vida mía'. Hay momentos para el amor, la pasión, incluso para la lujuria. Hay un cruce de sentimientos, porque volvemos al glamour con el bolero 'Si te contara'. Pero recuperamos a la cantaora, a la flamenca de Santiago cuando se introduce en la penumbra de la seguiriya y la vemos en un registro conmovedor. Ahí Melchora se reconvierte y no deja duda de la gran voz que posee.

La mirada entre David y Melchora en 'Te lo juro yo' se traduce en complicidad. No dejan pasar la oportunidad para recordar de nuevo a Lola Flores con 'Limosna de Amores' y los tangos de 'Mi abuela' con los que provoca el baile de Fernando Galán y de Rocío Soto, como la aparición de nuevo de una inconmensurable Isabel Bayón. Sus pelos provocan el terremoto y sus bailes son tan naturales como ella misma. No olvidamos a Santi Lara, la guitarra de la noche que siempre mantiene el nivel. Como tampoco se puede obviar la aportación de los grandes músicos que estuvieron sensacionales.

Y, sin duda, la función de Paco López como director de escena, imprescindible para entender el triunfo absoluto de este gran espectáculo donde hubo chispa de sobra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios