XXIII Festival de Jerez | Previa El toque de siempre, aunque renovado

Pepe del Morao Pepe del Morao

Pepe del Morao / Manuel Aranda

Pepe del Morao pone esta medianoche el broche de oro a la XXIII edición del Festival de Jerez. Y no llega solo, lo hace acompañado de un nutrido número de artistas de Jerez que “son de la familia”. El guitarrista de Santiago reconoce que para “mí es un premio poder estar en el Festival, es el resultado de tantas horas de trabajo metido en una habitación porque, aunque no lo parezca, los que nos dedicamos a esto, tenemos un horario de oficina y el concierto de esta noche es la oportunidad de mostrar el resultado de todo el esfuerzo”.

Lleva desde los doce años dedicado al mundo de la guitarra, y no es para menos siendo nieto de Manuel Morao, de cuya fuente “bebo, escuchando también a Vicente Amigo o Manuel Parrilla, aunque tenemos un pulgar, un ritmo y unos contratiempos que nos identifica”. Pepe ya sabe lo que es recibir el cariño de su tierra en otros acontecimientos como Fiesta de la Bulería o Viernes Flamencos, en los que ha actuado, además, como director, pero para el tocaor “esta noche es especial, porque el Festival de Jerez es ese punto de encuentro de gente y artistas de todos los rincones del mundo, es subir un peldaño más”.

Ya hace tres años estuvo presente en el certamen junto a un grupo de jóvenes dentro del ciclo ‘XX Espacios’, pero sin duda “hoy voy a explotar mi perfil de concertista, interpretando composiciones mías, de las que llevo creando toda mi vida, y que, en un futuro no muy lejano, me gustaría que estuviera todo recogido en lo que sería mi primer trabajo discográfico”, señala. Va a contar con su primo Diego del Morao como invitado, así como con la segunda guitarra de Fernando Carrasco. “En algún momento aparecerá el cante “que es la piedra angular del flamenco”, con José Mijita y Tomasa Peña, y el arpa de Ana Crismán, y aclara que“con todos me identifico y a todos admiro como artistas y personas”.

El violín de Bernardo Parrilla, el bajo de Ignacio Cintado, la percusión de Periko Navarro, y las palmas de Juan Diego Valencia y Manuel Cantarote, también estarán en el concierto de Pepe. Reconoce que “aún teniendo la suerte de pertenecer a la familia que pertenezco, los objetivos de cualquier artista es encontrar su propia personalidad, sin dejar de sonar a Morao, pero creo que, humildemente, he conseguido tenerla”.

Con un perfil inquieto, está de lleno en otras tareas de producción y acompañamiento, como con el disco de Diego Agujetas, al que define como “uno de los últimos que defienden el cante gitano andaluz. Es un regalo haberme encontrado con él porque he conocido a un cantaor muy especial, que está aún por conocer y descubrir”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios