El reportaje

El 'boom' del otro Festival

¡Jerez está en fiestas! De ese grito hace ahora dieciséis días, el primero del Festival. La ciudad se vistió de volantes y el flamenco ocupó el lugar que merece en los medios y en la actualidad.

Las noches son más largas y en cada esquina te encuentras a cualquier artista derrochando arte. Ali y Luis de la Tota ponen el compás y la gracia en la Peña Antonio Chacón, peña de guardia en la mayoría de días. Cerca se encuentra 'El Arriate', un bar de trasnoche en el que los más rezagados de la madrugada comparten charlas de flamenco, entre ellos críticos, fotógrafos y grandes personalidades hondas.

Antes, al salir del Villamarta la mayor parte del público quiere seguir la fiesta y a dos pasos está el Tabanco El Pasaje, con una programación diaria, con jóvenes y veteranos del cante de Jerez. Además el maridaje del flamenco y el vino provocan un resultado mágico.

Estos despachos de vino ven un filón en el apego que mantiene el flamenco con los caldos jerezanos. La agenda diaria del Festival de Jerez ha contado con un amplio programa de actuaciones paralelas en el 'off' con figuras locales y de fuera.

En los fines de semanas las sesiones se duplicaban con un gran éxito cada una de ellas. Otros tabancos como 'El Telescopio' se han sumado a la moda y no han dudado en contar con grupos o actuaciones musicales, en este caso sin cosechar tanto éxito de asistencia. Damajuana ha seguido la estela que comenzó hace ya tres años con 'Flamenco en Rama', con una gran aceptación.

Y tras El Pasaje, nos recogemos con el mejor duende. Antonio Agujetas está en la Guarida y eso, un buen aficionado no se lo debe perder. Vamos a llorar un poco con sus 'quejíos' cargados de historia. Desde el viernes 21 de febrero el local de la calle Porvenir ha albergado la friolera de tres recitales diarios, de cante y baile, con presencias significativas como las de Dolores 'Agujetas', Capullo de Jerez, Gema Moneo o Miguel Ángel Heredia. Menuda programación paralela.

Pero para actividades, las del CADF, implicado una vez más con la cita. Cursos de palmas y compás, exposiciones, recitales, como el que ofreció Regina, siempre imperial, y otras actividades con el fin de enaltecer un Festival que echa el cierre con gran éxito.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios