La crítica

Un viaje por la memoria del cante

  • Segundo Falcón clausura el ciclo 'Los Conciertos de Palacio'

El curtido cantaor sevillano Segundo Falcón fue el encargado de clausurar el ciclo 'Los Conciertos de Palacio' que se ha venido celebrando en el Palacio Villavicencio, un espacio destinado al cante en el que hemos podido comprobar los distintos matices que existen entre los cantaores locales y foráneos.

La principal diferencia es que los que no son de Jerez ni de la provincia de Cádiz siguen la línea de Antonio Mairena, o sea, tienen un gran conocimiento de los diferentes estilos de cantes, son pequeñas enciclopedias sonoras.

El propio Segundo Falcón se autodefine como seguidor de Mairena aunque a decir verdad no mostró ningún parecido con el ilustre cantaor, sólo ese gran entendimiento de la materia. Es su voz un claro ejemplo de horas de estudio que recuerda en gran parte al eco de Enrique Morente por su perfecta modulación y entonación.

No en vano, Falcón fue director durante cuatro años del por entonces Centro Andaluz de Flamenco, del que aprovechó la cercana convivencia con la historia del cante. Un total de quince estilos compusieron su recital con el acompañamiento a la guitarra de un impecable Manolo Franco.

Dio comienzo por alegrías de Cádiz, enlazándolas con las de Córdoba y algunas cantiñas. El dominio que manifestó al principio de la actuación se extendió hasta el final.

Fue explicando cada una de sus intervenciones como si de una conferencia se tratase, gesto que se agrace cuando se lleva a cabo un repertorio con tanta consistencia. Tuvo palabras de recuerdo para los artistas y profesionales dedicados al flamenco que han fallecido en los últimos meses como Paco de Lucía, 'El Torta', 'El Eléctrico' o Félix Grande.

Continuó por malagueñas y fandangos 'abandolaos' atribuidos a 'Frasquito Yerbabuena'. Cuando se rebuscaba por cantes a compás quedaba reflejado su apego durante tantos años a las compañías de baile como las de Eva Yerbabuena, Cristina Hoyos y Mario Maya. Se hacía compás con palmas y pies que no provocaba otra cosa que romper la dulzura del momento con un sonido un tanto incómodo. Al no haber megafonía cualquier golpe en las tablas se convierte en un estridente ruido.

Tuvo gran aceptación la soleá de Triana con ramalazos de Illanda y Ramón el Ollero. Es un palo que domina sin problemas y al que impregna de sentimiento y devoción. La figura de Manolo Franco te resuelve medio recital con su toque limpio, sencillo y sin excesos. Un buen tocaor demuestra más cuanto menos se note su presencia en el escenario.

De Sevilla al levante. Una serie de cantes por taranta, cartagenera finalizados por tangos extremeños y de Linares. Cuando escuchas a Segundo Falcón te da tiempo a disfrutar, a pensar y, en ocasiones, hasta a perder el hilo. No había puntos de inflexión que te permitieran entrar de lleno en emociones y sensaciones dispares.

Contundentes fueron sus versos por caña y "policaña", dando claras muestras de las cualidades que posee. Al igual que sus fandangos que sirvieron de cierre oficial, ya que ante la reacción del público regaló una zambra en tonos de martinete para rematar la faena. Una actuación ejemplar que permite al público jerezano contemplar lo que hay fuera de nuestras fronteras.

Los Conciertos de Palacio

Segundo Falcón

Cante: Segundo Falcón. Guitarra: Manolo Franco. Día: 06 de marzo 2014. Lugar: Palacio Villavicencio. Aforo: 3/4 de entrada. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios