Pasarela

Carlos de Inglaterra, el príncipe resignado

Mucho se ha hablado estos días de ese récord que ha batido la reina Isabel de Inglaterra al conseguir ser la monarca que más tiempo ha permanecido en el trono británico, al batir la marca de su tatarabuela, la reina Victoria, que estuvo en el trono 63 años, 7 meses y dos días. Pero poco se ha dicho del eterno heredero. Su primogénito, Carlos, lleva siendo príncipe desde los tres años y, a tenor de la vitalidad de su progenitora y de la herencia que arrastra (la madre de Isabel II murió con 102 años), es fácil que el príncipe de Gales pase a la historia con el sobrenombre de 'El rey breve'.

Como su madre, también el príncipe Carlos es poseedor de un récord: es el heredero británico que lleva más años esperando llegar al trono. Hasta hace poco era el primogénito de la reina Victoria (Eduardo VII) quien poseía este récord, ya que nació siendo heredero legítimo y no alcanzó el trono hasta los 59 años. Su delicada salud le hizo permanecer poco tiempo al frente de la corona británica, ya que falleció a los 68, sólo nueve años más tarde.

Carlos de Inglaterra lleva seis décadas esperando el trono y así continuará hasta la muerte de su madre, que no contempla la adbicación. Precisamente por esto muchos consideran que, habida cuenta de la avanzada edad con la que accedería al trono, debería de abdicar en favor de su hijo Guillermo, que goza de más popularidad que él. Carlos de Inglaterra no pasará a la historia, como lo ha hecho su progenitora, por su discreción, ya que en más de una ocasión ha sido tachado de querer intervenir en asuntos políticos relacionados con el medio ambiente o la sanidad. Para muchos, la estabilidad de la que goza ahora la Corona británica, con él se perdería.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios