Pasarela

JLo escandaliza al Gobierno marroquí con su actuación

La cantante Jennifer López no ha pasado desapercibida con el concierto que ofreció el pasado fin de semana en el festival Mawazine de Rabat, al que asistieron más de 160.000 personas. La neoyorquina decidió no modificar ni la escenografía de sus bailes ni su vestuario y ofreció el mismo espectáculo que realiza en el resto del mundo, en el que se contoneó sin rubor sobre el escenario y mostró siete atrevidos modelitos. Su actuación ha escandalizado al gobierno marroquí, que ha criticado tanto la manera provocativa que ha tenido la cantante como, sobre todo, que el concierto fuera ofrecido a través de una televisión pública. Desde el gobierno lamentan la difusión televisiva de escenas "que atentan contra el pudor público y con connotaciones sexuales". El ministro de Comunicación, Mustafa al Jalfi, ha utilizado su cuenta de Twitter para catalogar el espectáculo de "rechazable e inaceptable" además de que considera "contrario a la ley" que fuera ofrecido por una televisión pública.

Se da la circunstancia de que los conciertos de este festival son patrocinados por el Rey Mohamed VI, cuya esposa, según medios locales, estaba en primera fila junto a sus dos hijos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios