Pasarela

Los Reyes abrazan a las Baleares

  • Don Felipe y doña Letizia, acompañados de la reina Sofía, abren las puertas del Palacio de La Almudaina en su última actividad oficial de este verano en Mallorca.

Acompañados por la reina Sofía, don Felipe y doña Letizia cerraron ayer su agenda oficial del verano en Mallorca con su recepción anual en el Palacio de La Almudaina reafirmando su acercamiento a la sociedad balear al ampliar hasta unos 450 el número de invitados (en el 2015 fueron 390), una larga lista a la que se han incorporado los premiados con el Ramón Llull y todos los colegios profesionales y denominaciones de origen del archipiélago.

 

Antes de entrar al palacio para dar la bienvenida a sus invitados, Felipe VI, su esposa Letizia, que cambió sus sobrios looks en blanco y negro del 2014 y el 2015 por un bonito vestido de estilo lady estapado y unas altísimas sandalias, y doña Sofía, también con un conjunto estampado de blusón con pantalón a juego, quisieron acercarse a las numerosas personas que les aplaudían y vitoreaban ante la catedral tras las vallas de seguridad para dar la mano a muchas de ellas. 

 

Una vez en el interior saludaron a cada uno de los asistentes en el Patio de Honor y, ya en la recepción, pudieron departir con ellos de pie, en pequeños grupos, como ocurrió el año pasado, gracias a un protocolo que favorece la comunicación con todos los invitados, a diferencia de las tradicionales cenas que celebraba don Juan Carlos cuando ocupaba el trono. 

 

El año de su coronación, don Felipe y doña Letizia rescataron de la agenda real esta cita pero de un modo más espectacular. Así, los Reyes decidieron ampliar el número de invitados incluyendo, además de a las autoridades y representantes institucionales, a personalidades del periodismo, el deporte y la investigación, además de a empresarios y representantes de la actividad cultural y social de Baleares. Como ya ocurrió en 2015, Podemos y el partido MÉS declinaron la invitación de la Casa del Rey. 

 

A pesar de estar siendo un verano "atípico" a causa de la situación política del país, Felipe VI ha querido cumplir con la tradición y así dejar claro el fuerte compromiso de la Familia Real con las islas que la han acogido durante más de cuarenta veranos.

 

La cena corrió a cargo del restaurante de Capdellá distinguido con dos estrellas Michelin por la cocina de autor del chef madrileño afincado en Mallorca Fernando Pérez Arellano, que combina una depurada técnica y la calidad de productos locales para sorprender con sus fusiones de sabores. Ostra Majorica de remolacha y caviar, bombón de buey ahumado, all i pebre de pulpo y Espinagada de anguila y verduras fueron algunas de las creaciones que se sirvieron anoche -todo elaborado con productos 100% de la zona- para mostrar el apoyo de los Reyes a los productores del sector agroalimentario balear y a los divulgadores de la gastronomía de estas islas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios