Charlene, enferma y lejos de casa

Enfermedad de la consorte de Mónaco

El príncipe Alberto y su mujer, que lleva un Sudáfrica un mes debido a una infección, no podrán pasar juntos su décimo aniversario de bodas

La princesa Charlene, esposa de Alberto II de Mónaco.
La princesa Charlene, esposa de Alberto II de Mónaco. / Efe
Fátima Díaz

25 de junio 2021 - 18:07

Alberto y Charlene de Mónaco pasarán su décimo aniversario de bodas lejos. Los príncipes monegascos celebrarán el próximo 1 de julio los diez años de su boda, una fecha muy señalada que, por motivos de salud de ella, no podrán compartir. Una severa infección de oídos, nariz y garganta ha sido la causante de una operación que retendrá a la princesa consorte en Sudáfrica un tiempo más, a pesar de que ya lleva allí varias semanas.

Los príncipes Charlene y Alberto, juntos, en un acto oficial.
Los príncipes Charlene y Alberto, juntos, en un acto oficial. / Efe

Para informar sobre su estado y poner fin a las últimas especulaciones sobre su ausencia del Principado, la princesa ha emitido un comunicado a través de su fundación en el que manifiesta que "está siendo sometida a múltiples y complicados procedimientos" tras contraer dicha infección, que es "grave" y muy complicada de curar.

Tras su última intervención, el pasado miércoles, y por prescripción facultativa a la princesa no se le recomienda viajar y, por tanto, deberá continuar su recuperación en su país natal donde, según detalla el comunicado, se someterá a "más tratamientos para recuperarse".

"Alberto y yo no teníamos otra opción que seguir las instrucciones del equipo médico, a pesar de que resulte difícil", continúa Charlene. Esta decisión tiene una consecuencia inmediata que ha apenado a la princesa. Según cuenta ella misma en el comunicado: "Este año será el primero que no estaré con mi marido en nuestro aniversario en julio, lo que es difícil y me entristece".

Alberto de Mónaco y sus mellizos, Jacques y Gabriella, el pasado jueves en las fiestas de San Juan.
Alberto de Mónaco y sus mellizos, Jacques y Gabriella, el pasado jueves en las fiestas de San Juan. / Efe

Ante esta situación, el príncipe Alberto, junto a sus mellizos Jacques y Gabriella, asistieron sin Charlene a las hogueras de San Juan, llamadas en Mónaco batafoegu. Esta ceremonia suele estar acompañada por un acto religioso y diversas actuaciones que alegran la noche. Como suele suceder públicamente, los hermanos se han convertido en los protagonistas del acto con su espontaneidad y simpatía. Durante la velada quedó claro el cariño que se tienen Jacques y Gabriella, que también trasciende, por supuesto, a su padre. Durante la celebración fue imposible no percatarse de la ausencia del único miembro de la familia que no ha podido asistir, y ahora se conocen los verdaderos motivos.

Charlene de Mónaco lleva un mes intentando superar su enfermedad, una infección ORL (otorrinolaringológica), es decir, una inflamación del oído medio producida por una infección bacteriana o vírica. Esta dolencia, muy frecuente en nadadores como ella (fue incluso nadadora olímpica), le pilló por sorpresa fuera de casa, en Sudádrica, durante un viaje solidario relacionado con la conservación de la fauna y la lucha contra la caza furtiva del rinoceronte.

La madre de los príncipes Jacques y Gabriella reconoce que se apoya en sus "conversaciones diarias con Alberto y con los niños", que le ayudan "inmensamente a mantener el ánimo", aunque los "echa de menos". "No puedo esperar a reencontrarme con ellos", afirma.

Lo último

stats