Boda en Mónaco

El homenaje de Carlota Casiraghi a su abuela, Grace Kelly

  • La hija de la princesa Carolina de Mónaco evocó a la recordada Gracia en sus vestidos nupciales

Carlota Casiraghi, y su extraordinario parecido con su madre, con su marido Carlota Casiraghi, y su extraordinario parecido con su madre, con su marido

Carlota Casiraghi, y su extraordinario parecido con su madre, con su marido / C.S.M.

Fue un homenaje por partida doble al emblema que recuperó y limpió la imagen del principado de Mónaco, Grace Kelly, la princesa Gracia de Mónaco, fallecida en accidente en 1982. A ella se remitió su nieta, Carlota Casiraghi, vivo retrato de su madre, la princesa Carolina, en el esperado enlace con Dimitri Rassam.

La hija de la princesa optó por un modelo en gris perla para la boda que se inspiraba en el que lució su abuela en el enlace civil con el príncipe Rainiero en 1956.

A continuación, en la fiesta nocturna, la novia eligió un conjunto de Chanel que también evocaba la estampa de la recordada actriz y posterior soberana monegasca.

A través de las redes sociales se desvelaron los modelos lucidos por Carlota y su marido y finalmente ayer la Casa dirigida por el príncipe Alberto revelaba la fotografía oficial de la celebración festiva.

En el caso de este modelo nupcial nocturno, de color blanco, la princesa presentaba un escote en palabra de honor de corte renovado, con cuerpo entallado y falda de volúmenes, en satén. Al cuello, un collar que perteneció a Gracia y con el que su nieta reclama su herencia de elegancia y portada en las revistas. No ha defraudado Carlota en su fecha más esperada.

El Palacio monegasco acogía este sábado la pendiente boda de la hija mayor de Carolina, de 32 años, con el productor de cine Dimitri Rassam, cinco años mayor que ella. En la ceremonia matinal el vestido elegido era un traje en tono gris piedra, con lazadas delanteras, conjunto de Yves Saint Laurent. El novio dio el sí quiero con traje azul marino con camisa blanca y corbata azul claro. En el caso de su traje de noche, optó por el esmoquin blanco y pajarita negra.

Entre los asistentes, Marta Ortega y su marido. Los testigos del enlace fueron amigos de la pareja: Juliette Maillot, Vanina Mandelli, Guillaume Houz y Antoine Nussembaum.

Hasta el momento de la boda la casa monegasca había mantenido una total discreción sobre el enlace de esta pareja que tuvo un hijo, Balthazar, el pasado 23 de octubre.

Los novios se conocieron en 2017 y formalizaron su relación con el Baile de la Rosa celebrado en marzo de 2018, siete meses antes del nacimiento de Balthazar. Desde entonces superaron rumores de ruptura hasta reafirmar su vínculo con la boda de este sábado, con la presencia de todos sus familiares.

El padre de Carlota, Stéphano Casiraghi, falleció prematuramente en un accidente con una embarcación motonáutica en octubre de 1990. Carolina de Mónaco tuvo tres hijos con el empresario italiano: Carlota, Pierre y Andrea. El parecido de la hija con la princesa siempre ha sido sello de un rostro que cotiza ahora al alza en el mundo del corazón.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios