Pasarela

Las nuevas dietas se vuelven tendencia

  • Las 'celebrities' se apuntan a la moda de las dietas para conseguir lucir cuerpazos a toda costa

Hay tantas dietas como famosos, pasan los años y siguen saliendo nuevas dietas que llegan de la mano de las celebrities. Tenemos de todo, desde la dieta del sirope de arce que ha hecho Beyoncé, la macrobiótica de Madonna, la Hamptons de Sarah Jessica Parker, la de los seis zumos de Carolina Cerezuela y por supuesto las dietas detox que entre otras ha conquistado a Demi Moore. En este sin fin de dietas para adelgazar también tienen lugar las dietas para engordar, son las que siguen algunos de los actores de Hollywood como Alexander Skarsgård, para reencarnar personajes que no cuadran con su aspecto actual, en este caso concreto el papel de Tarzán; este tipo de dietas requieren un sacrificio alimenticio pero sobre todo un sobre esfuerzo físico ya que se necesitan duros entrenamientos para llegar al canon de belleza del papel asignado.

Todo lo que toca Kim Kardashian se vuelve tendencia al instante y su dieta no iba a ser menos, la celebrity que perdió más de 30 kilos tras su segundo embarazo, ha hecho público a través de sus redes sociales, que ha seguido la dieta Atkins. Esta dieta te permite comer las proteínas adecuadas (carne, pescado o huevos), lácteos (yogurt griego o queso), frutos secos, aguacates y carbohidratos altos en fibra (grandes cantidades de vegetales y frutas como las cerezas, los frutos rojos o melón) todo ello acompañado de un entrenamiento constante.

La dieta seguida por Kim Kadarshian son 1.800 calorías diarias que te aportan energía suficiente para llevar un ritmo de vida donde el deporte tenga un espacio importante.

La dieta macrobiótica tiene como eje principal alimantarse según el yin y el yang separando de este modo los alimentos. El yang contiene los que son caliente, tonificante con una energía contractiva como pueden ser los cereales, las legumbres, pescado, carne, sal, verduras de raíz, etc. En el Yin nos encontramos alimentos con energía fría, dispersante y debilitante como el azúcar, la miel, los lácteos, las frutas (principalmente las tropicales), las verduras y el alcohol. Consumiendo estos alimentos en armonía evitamos productos refinados como pueden ser: el azúcar blanco, el pan blanco o los embutidos. Se intruducen las algas marinas como parte del menú diario.

Esta dieta aboga por volver a ingerir alimentos que no hayan sido manipulados genéticamente ni hayan estado expuestos a pesticidas, ya que quiere estar lo más cercano a la naturaleza posible; unidos a este régimen van los remedios naturales y las terapias como el Shiatsu por ejemplo a través del cual vas entrando en el mundo de la medicina natural. Esta exigente dieta busca lograr el equilibrio tanto emocional como espiritual de las personas que se deciden a llevarla a cabo, de este modo comienza a despertar en nosotros la conciencia de que necesitamos estar en equilibrio a todos los niveles para vivir más felices. La macrobiótica se adapta al individuo, a su situación, su edad, el entorno natural en el que se vive y a la actividad que desarrolle aunque resulta no ser una alternativa demasiado saludable porque conlleva serias carencias nutricionales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios