Pasarela

"En verano me puedo pasar dos horas desayunando"

  • Las largas sobremesas con su familia y amigos los días de descanso son algunos de los momentos que más echa de menos durante el resto del año

Estar en su casa de Huelva, junto a los suyos. Ese es el plan preferido de la modelo. "Si puedo hacer algún viaje lo hago pero durante las vacaciones veraniegas prefiero estar con la maleta deshecha en casa en vez de viajando, que ya viajo bastante durante el resto del año. Así puedo disfrutar de los míos, que los veo poquito". Aunque estar con su novio David Ascanio y su hija Naia implica que no pueda dormir todo lo que le gustaría. "Me encanta dormir pero no me dejan. Nunca me puedo despertar más tarde de las 9 de la mañana. Si no es mi hija es mi chico, pero los dos se despiertan súper temprano y claro, me tengo que levantar con ellos", dice entre risas la modelo. Gracias a que le hacen madrugar puede dedicarle mucho tiempo a su comida preferida del día: el desayuno. "Me gusta mucho es desayunar y redesayunar. Me puedo tirar dos horas desayunando. Mientras leo periódicos, me hago un zumo, leo revistas, vuelvo a por otra cosa de beber o comer... Y así. Es uno de los momentos preferidos de mis días de vacaciones", asegura feliz la onubense. Al pasarse tanto rato desayunando cuenta que el resto de comidas las realiza a deshora, pero por unos días no se preocupa de llevar una alimentación estricta ya que en verano tiene que haber tiempo para disfrutar de todo "sea a la hora que sea".

Al estar en Huelva, como no podía ser de otra manera, la mayor parte del día lo dedica a estar en la playa. Hay días que se va desde por la mañana hasta última hora de la tarde y se queda con ganas de más. Laura no es de las que va a la playa solo a ponerse morena. Lejos de estar tumbada horas al sol la modelo está siempre en movimiento debido a su pasión y la de su chico por el deporte. Y cuando los días que su hija Naia está con ella también dedican mucho tiempo a hacer actividades de lo más divertidas juntas. "Hago más deporte en verano que en invierno. Cuando voy a la playa no puedo estar tumbada leyendo un libro. Estoy o jugando a las palas, o haciendo padel surf, o cogiendo olas...", comenta con la energía que le caracteriza. Entre los madrugones y el no parar cuando llega la noche está cansada, por lo que no se acuesta muy tarde salvo ocasiones especiales. "Nunca he sido muy nocturna. No me gusta trasnochar. Lo que me gusta es tanto después de comer como después de cenar hacer una sombremesa que puede durar horas con la familia y amigos y luego a descansar".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios