Empresas

La alcaldesa destaca el esfuerzo de las bodegas de Jerez por la tecnificación y la modernización

  • Mamen Sánchez visita las bodegas Miguel Domecq, “que cumple con todos los requisitos para ser más sostenible y más eficiente”

Imagen de la visita de Mamen Sánchez y Laura Álvarez a las bodegas Miguel Domecq.

Imagen de la visita de Mamen Sánchez y Laura Álvarez a las bodegas Miguel Domecq.

La alcaldesa de Jerez, Mamen Sánchez, ha destacado el esfuerzo que están haciendo muchos empresarios de las bodegas de Jerez por incorporar la tecnificación, la modernización, pero también la sostenibilidad y la eficiencia, en la producción de vinos durante una visita realizada a las Bodegas Miguel Domecq en Torrecera, junto a la teniente de alcaldesa Laura Álvarez.

El presidente Miguel Domecq Solis, acompañado del director general del grupo bodeguero Rafael Domecq Solis, del director comercial José García Delgado, del enólogo Joaquín Gómez Besser y del ingeniero Anastasio Bazán, ha mostrado las instalaciones de esta bodega, donde todo el sistema de producción, los procesos de calidad están controlados digitalmente desde la crianza a la elaboración de vinos pasando el riego de los viñedos y la producción de energía verde.

Mamen Sánchez ha conocido todo el proceso de producción de las Bodegas Miguel Domecq “pero también estamos viendo una faceta nueva que va muy en la línea del objetivo del desarrollo sostenible, de lo que ahora mismo se pretende con los Fondos Next Generation y es que en las bodegas se apuntan al tema de la sostenibilidad”, ha comentado.

Mamen Sánchez ha asegurado que “es muy importante que las bodegas que llevan mucho tiempo, que están haciendo I+D+i, también se está sumando al hecho de que son más sostenibles, más eficientes, y en el caso de las Bodegas Miguel Domecq hemos observado que se cumplen todos estos requisitos”, recordaba.

Otro hecho resaltado por la alcaldesa ha sido la calidad de los nuevos vinos y espumosos elaborados en Jerez con variedades chardonnay, syrac, tempranillo, cabernet sauvignon o tintilla de Rota, caso de las Bodegas Miguel Domecq.

“En Jerez se están produciendo unos vinos magníficos, que cuando la gente lo prueba se apunta a su consumo. Aparte de nuestra línea de vinos generosos, ahora se están haciendo vinos blancos, rosados, tintos, achampanados; es una nueva generación de productores que están apostando por estos vinos para introducirlos en el mercado”, ha indicado. La alcaldesa ha anunciado que el Ayuntamiento de Jerez va a contar con estas bodegas “para que nuestros vinos estén presentes en los distintos eventos y programas que organicemos gastronómicos”.

Miguel Domecq: “En estas bodegas hay mucha ilusión”

Las Bodegas Miguel Domecq comenzaron su andadura en 2001 y la primera producción se presentó en 2008. Hoy trabajan dos líneas de blancos y tintos: Entrechuelos y Alhocen, a las que se ha sumado el espumosos Talayón.

“En estas bodegas hay mucha ilusión porque cuando la tienes trabajas a gusto. Cuando empezamos no teníamos ninguna experiencia. Aprendimos cómo se hace siempre con prueba y error. Hemos ido mejorando cada vez más el producto. Producimos unos vinos para estar orgullosos como bodegueros, como jerezanos y orgullosos porque hemos demostrado que aquí se podían hacer unos vinos tranquilos de primera calidad”, comentaba Miguel Domecq.

Las Bodegas Miguel Domecq han avanzado tecnológicamente y en cuanto a sostenibilidad hasta lograr una producción de calidad muy apreciada en el mercado. “El mundo camina hacia que las cosas no se pueden hacer en plan amateur. Hay que hacer las cosas en plan profesional. Yo me imagino que de aquí a diez años solo se va a regar de día con la energía del sol. La vida va a cambiar muchísimo y hay que acompañarla. Esto supone reto diario de ver cómo lo haces mejor”, señalaba el presidente.

“Hay otro reto más callado y es que las cosas requieren mayor control, lo hemos visto en las bodegas. Requieren mayor método, profesionalidad. Hay una cosa que no controlamos y es el clima pero también tenemos que llegar a ser capaces de amaestrarlo, y ahí intervienen la calidad, las variedades (de uva), la orientación y el propio riego por goteo para estreses excesivos. La viña no tiene mucha agua pero esa poca es muy importante. Todas esas cosas las hemos ido aprendiendo año a año”, concluye Miguel Domecq.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios