Reto de la asociación Anpehi

'Desafío El Veleta': la cuarta cumbre más alta de España en silla de ruedas

  • La asociación Anpehi comienza el 31 de octubre la subida al pico con Mario, un joven con espina bífida

  • El colectivo lucha por romper barreras con el deporte

Mario también fue el protagonista del primer desafío de Anpehi, realizando el Camino de Santiago en 2016. Mario también fue el protagonista del primer desafío de Anpehi, realizando el Camino de Santiago en 2016.

Mario también fue el protagonista del primer desafío de Anpehi, realizando el Camino de Santiago en 2016.

Desafío y Anpehi van de la mano. No hay nada fácil en el camino de esta asociación, que lleva por bandera la integración total. Y por eso, porque no tienen miedo, el 31 de octubre un equipo de 11 personas subirá con Mario, un joven con espina bífida y en silla de ruedas, la cuarta cumbre más alta de España. 

Su presidente, el jerezano Antonio Pedro Hirch, cuenta que "queríamos hacer algo diferente al Camino de Santiago para seguir poniendo en valor que para nosotros la discapacidad es una palabra más del diccionario". Con Mario empezó el 'Desafío' de Anpehi en 2016 y ahora vuelven a romper barreras y quitar vendas en los ojos con El Veleta.

La asociación pretende conseguir a través del deporte la inclusión de los jóvenes con discapacidad. Entre los objetivos está acercar la práctica del senderismo y el contacto con la naturaleza a todas las personas; generar en las personas beneficiarias mayor autoestima y autoconfianza; promocionar e impulsar el deporte adaptado; y aumentar las habilidades psicosociales y físicas de las personas destinatarias para la vida independiente y la participación social en su comunidad.

"Seremos 11 participantes, entre enfermeros, monitores y voluntarios para que el reto vaya lo mejor posible", declara Hirch, quien añade que "la pandemia afecta aún más a nuestros chavales porque las actividades que tenían se han recortado por el coronavirus". 

"Es importante que la gente entienda que lo que han vivido en el confinamiento es la realidad diaria de muchas personas con movilidad reducida que están atrapadas en sus casas porque no hay accesibilidad. Y no hablo sólo de escalones y rampas, sino de accesibilidad universal. Ojalá esto sirva para darnos cuenta de que no es justo estar privado de muchas cosas sólo por tener movilidad reducida o algún tipo de discapacidad", subraya el presidente de la entidad. 

Para este desafío, Anpehi cuenta con la financiación del Instituto Andaluz de la Juventud y utilizarán para la subida la 'Joëlette', una silla de rueda diseñada para la práctica del senderismo en cualquier tipo de terreno, incluso los accidentados. Incorpora una sola rueda, pero ancha, un sillón, elementos de seguridad (frenos, amortiguación, cinturón) y dos brazos hacia delante y hacia atrás.

La entidad realiza cada año entre dos y tres desafíos (Retos al Camino de Santiago o el Camino del Rocío). Los diferentes protagonistas con movilidad reducida, diseñan junto al equipo un plan de acción de acuerdo a sus metas personales. En la actualidad han conseguido seis retos: el de mayor impacto mediático con Fernando (99% de discapacidad), que se consagró como el primer peregrino de la historia que llegó a a la Plaza del Obradoiro en cama. Todas las etapas de todos los desafíos se desarrollan por el camino 'no adaptado'. Lo dicho. No hay miedos ni barreras para Anpehi y sus jóvenes. Cuenta atrás para 'Desafío El Veleta'. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios