Jerez

Artistas y expertos en arte ven con recelo la cesión de los Claustros a la Colección Rivero

  • Nombres destacados de este mundo hacen una valoración de la apertura de este espacio a modo de museo religioso y analizan la pinacoteca Rivero, con obras de autores españoles entre los siglos XV y XIX

Comentarios 20

La más que segura cesión de los Claustros para la instalación de la parte religiosa de la Colección Rivero de arte español entre los siglos XV y XIX, confirmada ya por la propia alcaldesa, María José García-Pelayo, y la directora y conservadora de la pinacoteca, Helena Rivero, ha suscitado todo tipo de reacciones en contra y a favor entre los artistas y expertos en arte de la ciudad o su entorno. Los términos del contrato entre ambas partes, que aún no está firmado, comprometen al Consistorio a una cesión del espacio de 50 años, y a la inversión para la adecuación de los Claustros como museo y su consiguiente gestión por parte de los Rivero. El delegado de Cultura, Turismo y Fiestas, Antonio Real, ya adelantó semanas atrás que habrá que pagar entrada para visitar la pinacoteca, aunque los jerezanos "tendrán un precio especial". Aquí, algunas valoraciones.

El artista jerezano Juan Ángel González de la Calle cree que esta cesión "es una idea que hay que madurar. No lo veo tan claro, ni tan interesante para la ciudad. No me parece que sea una de las colecciones más importantes de este país y está lejos de ser una de las mejores de España. Este espacio tan singular podría estar mejor utilizado aunque ya sabemos que el Ayuntamiento no tiene dinero para hacer una propuesta espectacular, pero con imaginación se pueden hacer cosas más interesantes. Que no sea solo un museo, sino un centro de arte también más dinámico". El pintor añade que la cesión estaría bien si fuera para una muestra de mayor interés, "por ejemplo, sería extraordinaria exponer una parte de la colección de la zaragozana Pilar Citoler", que ya mostró a finales de 2010 su interés por mostrar sus piezas en Jerez.

La comisaria de exposiciones y licenciada en Historia del Arte afincada en Jerez Paula Llull cree que el hecho "de que los Claustros sea un espacio público para un uso privado provoca recelo. Se tendría que haber hecho un concurso de propuestas y escuchar a la ciudad. Tampoco es una colección como para pensar que se va a ver una superpinacoteca". "Poniendo -añade- una colección de arte sacro en los Claustros se pierde una oportunidad de dotar a Jerez de un espacio que esté al día de los fenómenos sociales y culturales que viven las ciudades de hoy. No hablo sólo de un centro de exposiciones, sino de actividades y de encuentros donde intercambiar experiencias y realizar actividades diversas en las que tengan cabida artistas y ciudadanos por igual. Y parece que en Jerez solo se le da vueltas a lo mismo, sin salirse de las formas mas tradicionales de la cultura. La actualidad cultural y artística de Jerez gira siempre en torno a lo mismo y no se sube al tren de los tiempos modernos, ni se adapta a las nuevas iniciativas y modelos culturales".

El artista Fernando Toro conoce la Colección Rivero y tuvo "la curiosidad e inquietud por verla la primera vez que se expuso en Jerez. Sin embargo, me llevé un desengaño. No encontré allí nada de lo que había leído sobre la pinacoteca. Es una Colección de un amante de la pintura antigua rebuscada en anticuarios de segunda categoría. Está falta de peritaje, sus obras no están autentificadas y las restauraciones son muy malas". El pintor jerezana critica que la colección "no esté hecha con un sentido y un orden". Respecto a la cesión, Toro apunta que le "da igual que sea por 50 años o por 50 días. Si la obra queda en manos de la ciudad va a dar una imagen de catetismo absoluto. La perspectiva de museo defraudaría a quien vaya a verlo. Si fuese una buena colección sí que estaría de acuerdo".

Al galerista Ramón Martín le hace "mucha ilusión la idea de que haya una pinacoteca en Jerez. El espacio de los Claustros es maravilloso, pero lo que habría que hacer es juzgar con criterio lo que se va a meter en él. Todos los que tenemos colecciones pensamos que la nuestra es la mejor. La válida es la valoración que haga de las obras un profesional, hay que autentificarlas y que digan los expertos, no los políticos, si esto es un Goya o no". Martín critica que el Ayuntamiento "traiga ahora la novedad de los Claustros y que se le siga dando de lado al Museo Arqueológico".

El historiador del Arte Benito Navarrete apunta que la Colección Rivero "es desigual, es decir, tiene cosas buenas y otras que no son lo que sus propietarios piensan. Como experto y como profesor de Historia del Arte creo que Rivero tiene piezas importantes y que tiene otras que deberían ser depuradas y certificar las atribuciones a los autores". El jerezano cree que para su tierra natal, "es un paso importante que esta Colección, si se depura, se exponga en los Claustros. Hay que consultar a los profesionales, aunque de todas formas, es algo muy positivo".

La galerista jerezana Carmen de la Calle confiesa que no conoce "la obra en profundidad como para tener un criterio sobre ella. De todas formas, me parece maravilloso que además de que haya arte contemporáneo, se atraiga a un turismo de calidad, de muy buen nivel adquisitivo. Todo lo que sea una opción cultural para la ciudad es maravilloso". Y puso como ejemplo el Museo de Arte del Arzobispado de Colonia, Kolumba Museum, "en el que se mezcla el arte sacro con el contemporáneo. Lo maravilloso es no pararse. Como toda colección, tendrá sus piezas buenas y otras no. No todo puede ser de primera fila".

El crítico de arte Bernardo Palomo piensa que "siempre es bueno tener un museo o un centro de arte abierto. Y si se crea con obras que al pueblo no le cuesten nada, mejor todavía. Lo que sí quiero decir es que hay una serie de artistas de Jerez de notable importancia que desde hace tiempo vienen ofreciendo su obra al Ayuntamiento para una colección para el pueblo. No se les ha hecho caso". Respecto a la Colección Rivero, el jerezano la calificó de "dispar. Está por ver la certificación de las supuestas joyas de la corona. Jamás he visto una atribución hecha por expertos. Yo no lo soy en la materia, pero mi información de mucho tiempo viendo arte me crea muchas dudas sobre algunas obras. En cambio, hay otras como las del XIX, que no están mal. Por lo tanto, una obra de la envergadura de los Claustros, con infinitas posibilidades, sólo para una colección privada de este tipo, pues lo veo un despilfarro. La ciudad necesita espacios abiertos a todo tipo de arte".

La profesora titular de Historia del Arte de la UCA Dolores Barroso cree que es "imprescindible hacer un inventario de la Colección porque sólo conocemos lo que hay Bodegas Tradición, que es además un proyecto interesante, en una zona tan deprimida del casco histórico, con su fusión de vinos de tal categoría y el arte. Hay piezas muy interesantes pero hay que conocerlas, valorarlas todas antes abordar el proyecto de la pinacoteca. La intención de la familia Rivero de depositar en la ciudad su colección es muy buena". Barroso subrayó que la significación de los Claustros desde el punto de vista patrimonial e histórico "debería tener un proyecto más ambicioso y completo, del que podría formar parte esta Colección una vez valorada. Habría que añadir aspectos como la puesta en marcha de un centro de creación, estancias de artistas, impulsar la experimentación. En definitiva, aunar la excelencia del edifico gótico con la investigación y divulgación". Barroso ensalzó la colaboración entre lo público y lo privado, "algo que es sano y necesario en estos tiempos, pero no hay que trivializarlo con las celebraciones de bodas. Los Bienes de Interés Cultural deberían tener un plan director y unas normas estrictas que protejan la conservación y la dignidad del bien".

El catedrático de Arte de la Universidad de Sevilla Enrique Valdivieso cree que cuando "cualquier colección de arte, cuando tiene un buen marco, revaloriza su puesta en escena y favorece la atracción de público. La pinacoteca Rivero tiene piezas del Renacimiento, del Barroco Español, de un buen coleccionismo y se trata de una generosa aportación a la ciudad. De todas formas, será conveniente escoger las obras que se expongan para que haya un criterio artístico de calidad uniforme y que se informe en el museo del pasado español de forma positiva. Hay que hacer una criba muy depurada con profesionales que sepan bien de qué se trata para que no haya distorsiones entre obras buenas o no buenas por no corresponder al autor en sí".

El historiador del Arte ManuelRomero Bejarano no está de acuerdo con la cesión,. "ya que si los Claustros se han restaurado con dinero público, el uso debería ser público. Que saque el Ayuntamiento el beneficio económico". Y de la Colección..., "no la conozco en profundidad como para opinar".

Para José Manuel Moreno Arana, también historiador del Arte, es "interesante en el sentido en que no siempre se está donando una colección como ésta a la ciudad, pero creo que el lugar ideal hubiera sido el Palacio Riquelme. Pienso que los Claustros podrían haberse utilizado para algo público, no veo bien pagar una entrada. Por lo menos que la entrada fuera gratuita para los jerezanos. Creo que este proyecto es algo improvisado". Arana critica que si ya está el Museo de la Catedral, "¿a qué viene hacer dos museos religiosos? Sin embargo, todo lo que sea apostar por el centro es interesante". En referencia a la colección, "me pareció interesante, aunque tiene sus limitaciones. Creo en torno a este proyecto, se está exagerando todo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios