Caso de los asesores

La Audiencia analiza hoy si sobresee el juicio contra Sánchez y sus asesores

  • Las defensas de los siete acusados critican que el proceso sea una "venganza política"

El camino que seguirá el juicio contra Pilar Sánchez por el ‘caso asesores’ será una incógnita hasta que hoy, a las 10 horas, la Sección Octava de la Audiencia Provincial decida cuál será su vía de desarrollo. Las posibilidades son variadas. De un lado, las defensas solicitaron el sobreseimiento de la causa porque el Fiscal no acusa y el Ayuntamiento ni se persona, mientras que la acusación popular, sostenida por Pedro Pacheco, entiende que hay motivos más que suficientes para que el juicio prosiga.

Aún así, desde la Fiscalía  se señala que, aunque no acuse, no hay motivos para el sobreseimiento, si bien ve de forma clara que se pudiera estar produciendo una posible indefensión de los acusados. No en vano, el defensor de la socialista Pilar Sánchez, Juan Pedro Cosano, pidió a los magistrados Carmen Castrillón, Ignacio Rodríguez y Rafael Lope: “No me tengan sus señorías aquí cinco días sin saber de qué se acusa a mi defendida”.

 

¿Cuál es el motivo para que  Pilar Sánchez, cinco de sus asesores y un técnico del Servicio Jerezano de Inserción Laboral (Serjil) pudieran estar indefensos? Pues, aunque pueda resultar difícil de creer, que los siete abogados (y el propio fiscal) entienden que no está claro de qué se acusa a cada uno de ellos y qué pena se les solicita por los diferentes y presuntos delitos. Tan cierto como increíble.

 

Y es que el escrito de acusación elaborado por Felipe Meléndez (el anterior abogado de Pacheco) fue calificado por el fiscal como “un puzzle”. Las defensas no le fueron a la zaga. Hay incluso quienes consideran que éste fue redactado por el propio Pacheco y no por el abogado que lo firma, Meléndez, lo cual entra dentro de la crónica de tribunales-ficción. Lo cierto es que cuando alguien en la sala comienza a decir un “supongo” tras otro “supongo” a la hora de intentar entender qué se pide contra cada uno de los siete acusados es que algo falla seriamente.

Ayer deberían haber declarado los acusados pero tal fue el debate  en las cuestiones previas (las que anteceden al inicio del juicio) que al final todo quedó pendiente de lo que acontezca esta mañana.

 

Yendo por partes, las defensas consideran que el caso debe ser sobreseído (con lo cual los acusados quedarían libres de cargos) merced a la denominada ‘doctrina Botín’, que viene a señalar que una acusación (o acción) popular no es suficiente para que se celebre un juicio cuando la Fiscalía no acusa y el principal perjudicado (en este caso el Ayuntamiento, a su entender) que debería ejercer la acusación particular, tampoco lo hace.

 

También fue mencionada la ‘doctrina Atutxa’, muy similar pero  diferente a la anterior. La diferencia radica en que en la primera hay perjudicados claros y en la segunda los perjudicados son los intereses colectivos y entonces sí hay motivo para juicio.  Es lo que sostiene hábilmente el abogado de Pacheco en la actualidad, Manuel Hortas, que los supuestos ‘enchufes’ vinieron a perjudicar a todo el colectivo de jerezanos.

“El perjudicado es el Ayuntamiento y ni siquiera se ha personado”, destacó el letrado de Pilar Sánchez.

Además, si los perjudicados fueran los intereses colectivos de los jerezanos a la hora de ser contratados en igualdad quien debería acusar sería la Fiscalía, y en este caso no lo hace porque no ve delito. La importancia de estas doctrinas es tal que incluso se ha especulado en los últimos días con que podrían ser utilizadas en la defensa de la Infanta Doña Cristina. Cosano vino a pedir a los magistrados que analizaran “la enjundia de la acusación de Pacheco” y les solicitó también que “estudien si dicha acción popular es capaz de soportar una pena de banquillo (la que ya sufren a su juicio desde ayer los acusados) cuando todo apunta a una sentencia absolutoria”.

 

Cabe destacar que por parte de Cosano la evidente carga política de este juicio apenas fue señalada. Sólo dijo que si algo había claro es que a diferencia de los asesores del exalcalde “estas personas sí han trabajado”.

 

Al contrario que Cosano, el conocido abogado gaditano José Manuel Jareño (defensor del ex asesor Francisco Gil) sí entró de lleno en el terreno de la “venganza política”. “Hay expectación por este juicio”, vino a señalar, “en el que hay  un acusador particular para el que siempre la Justicia ha sido un cachondeo y que utiliza el sistema como arma de ataque político: si te querellas contra mí, yo me querello contra ti”.

Alfredo Velloso (defensor de Rosario Cano) fue igualmente contundente al destacar que “este juicio es una cuestión política y personal. Este juicio nace en unos hechos por los que Pacheco fue imputado y posteriormente condenado. (Pacheco) no tiene más que intereses personales y políticos en el caso.

Buena prueba de ello es que José López, de forma cabal y razonada, desistió de seguir (ejerciendo la acción popular)”.

Otro asunto a debatir es si algunos de los delitos han prescrito. No en vano los hechos que se pretende enjuiciar tuvieron lugar presuntamente en 2005. Será la Sala, por tanto, quien hoy resuelva todas estas dudas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios