Flamenco

El Ayuntamiento y la Buena Gente rubrican un acuerdo de colaboración

  • La firma, que permite a la peña apoyo municipal, da luz verde definitiva al Museo Lola Flores

  • Las antiguas oficinas de Domecq pueden ser finalmente la nueva sede de la entidad si fructifican las negociaciones con la bodega

Isamay Benavente, Mamen Sánchez y Nicolás Sosa, firmando el acuerdo. Isamay Benavente, Mamen Sánchez y Nicolás Sosa, firmando el acuerdo.

Isamay Benavente, Mamen Sánchez y Nicolás Sosa, firmando el acuerdo.

Después de varios meses de diálogo, el Ayuntamiento y la Peña Buena Gente han firmado por fin un acuerdo para la salida de la entidad de la Nave del Aceite, donde se encontraba en precario desde 2014.

Con ello se apaciguan las relaciones entre ambas instituciones, mermadas hace más de un año, con un encontronazo con el delegado de cultura Francisco Camas, y agravadas a finales del pasado mes de mayo cuando el Consistorio anunció la apuesta decidida por el Museo de Lola Flores en dicho espacio.

Tras fracasar cualquier intento de acercamiento, y rechazar, en un principio, la peña la opción que le ofrecía el Ayuntamiento, la de la calle la Merced, al tener que invertir un importante suma de dinero en un local cuya cesión iba a ser sólo por un año (luego ofrecieron cuatro), el Consistorio procedió al desahucio, un desahucio que finalmente no se ha llegado a producir tras el acuerdo firmado entre las partes.

Dicho acuerdo, rubricado en el Salón Noble del Ayuntamiento en la tarde de ayer con Mamen Sánchez, Nicolás Sosa e Isamay Benavente permite la satisfacción de todas las partes, toda vez que el Ayuntamiento evita un desahucio, que le iba a suponer un desgaste importante de su imagen, y la peña, por contra, se asegura la opción de la Merced además de una serie de colaboraciones por parte municipal para los próximos cuatro años.

En concreto, el acuerdo permite a la Buena Gente el uso de equipamientos municipales para sus actividades, además del compromiso de apoyar, a través de Fundarte, algunos de los eventos que a lo largo del año organiza la entidad, caso de la Exaltación de la Saeta, con más de treinta años de historia, y el Concurso Nacional de Saetas, con más de 40 y Premio Nacional de la Cátedra de Flamencología.

Asimismo, el Consistorio “pondrá a disposición de la entidad un lugar preferente en la Feria del Caballo para la realización de actividades propias como referente cultural del flamenco”.

Mamen Sánchez se ha mostrado “feliz de avanzar en un proyecto ilusionante para la ciudad, atendiendo al interés de todas las partes y apoyar iniciativas que van a reforzar el liderazgo cultural de Jerez a través del flamenco, contando además con la experiencia y trayectoria de una entidad muy activa que ha impulsado iniciativas de gran valor. Han sido unos años de trabajo y de buena colaboración hasta este punto para conseguir consolidar el deseo de Lola y continuar con uno de los pilares que ayudarán a revalorizar el centro histórico, junto con el Museo del Flamenco de Andalucía”.

De cara al futuro de la entidad, Nicolás Sosa, presidente de la Buena Gente, ha reconocido que, aunque “sobre la mesa está la opción de la Merced”, la idea de la junta directiva “es seguir dentro de las murallas del casco histórico en el primitivo barrio de San Mateo”.

Esta opción, según ha podido saber este Diario, son las antiguas oficinas de Domecq situadas en la plaza Basurto, es decir, a escasos metros de la sede actual de la entidad. De momento, y aunque desde la peña no han querido hacer declaraciones al respecto, todo hace indicar que la Buena Gente y Bodegas Fundador tienen avanzado un acuerdo para obtener, a modo de alquiler, estas instalaciones, una circunstancia que permitiría seguir en la misma zona.

Nicolás Sosa, no obstante, ha dejado claro que “serán los socios quienes decidan la nueva ubicación de nuestra sede social en la próxima asamblea que celebraremos”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios