Bodegas

Tío Pepe en Rama está más vivo que nunca

Antonio Flores durante la presentación online este martes de Tío Pepe en Rama 2021.

Antonio Flores durante la presentación online este martes de Tío Pepe en Rama 2021.

Fresco, puro y vivo. Con la llegada de la primavera, cuando el velo de flor está en todo su esplendor, González Byass lanza Tío Pepe en Rama 2021, la duodécima edición de esta saca en la que el vino se presenta en estado puro, directo de la bota a la botella, sin filtrar ni clarificar, para recrear el placer de disfrutar de una copa de fino recién salida de la solera en la bodega.

Un año más, Antonio Flores, ‘Hacedor de vinos’ y poeta del jerez, con ayuda de su hija Silvia, se han pateado la bodega venencia y tiza en mano para seleccionar 82 botas de entre las 20.000 que componen el soleraje del Tío Pepe en busca de la pureza y frescura que caracterizan la versión en Rama de este icono del jerez y el más universal de los vinos de González Byass.

Y una vez más, padre e hija han dado con la tecla para presentar en sociedad –de forma online por exigencias del covid– una saca excepcional de 19.000 botellas, algo que el propio enólogo admite que no creía capaz de lograr después de la edición anterior.

Antonio y Silvia Flores en otro momento de la presentación de la saca de 2021. Antonio y Silvia Flores en otro momento de la presentación de la saca de 2021.

Antonio y Silvia Flores en otro momento de la presentación de la saca de 2021.

En la selección prevalece el criterio de Antonio Flores por aquello de que la experiencia es un grado, pero son muchas las botas en las que ha coincidido con el criterio de su hija Silvia a la hora de marcar con tres y cuatro estrellas aquellas que consideraban más idóneas para formar parte de la colección de finos en Rama de la bodega, fruto en este 2021 de un año climatológico marcado por un otoño muy lluvioso y un invierno frío, cuya humedad ha favorecido el desarrollo del velo de flor en toda su plenitud, de ahí la intensidad y viveza del nuevo miembro de los Tío Pepe en Rama.

Un vino muy gastronómico, según lo ha definido el ‘Hacedor de vinos’ para enlazarlo con la ‘Sherry Revolution’, ese fenómeno que da dado la vuelta al mundo de la mano de los grandes sumilleres y chefs antes de volver a Jerez, donde sus vinos vuelven a ocupar un lugar destacado en la carta de los restaurantes.

De color oro puro y algo turbio por el velo de flor en suspensión, la nueva edición de Tío Pepe en Rama desvela en nariz la presencia de la tierra albariza y su mineralidad, acompañada de notas cítricas, frutos secos y camomila. En boca se presenta seco y salino, como corresponde a un vino de uva palomino de crianza biológica.

Botella de Tío Pepe en Rama 2021 con la etiqueta rescatada del archivo histórico de González Byass. Botella de Tío Pepe en Rama 2021 con la etiqueta rescatada del archivo histórico de González Byass.

Botella de Tío Pepe en Rama 2021 con la etiqueta rescatada del archivo histórico de González Byass.

En el juego del maridaje, cada uno es libre para probar, aunque siempre estarán los clásicos, como el de acompañarlo con un buen jamón de bellota o unos langostinos de Sanlúcar. Antonio y Silvia Flores proponen, no obstante, explorar distintas armonías sin salir de la provincia de Cádiz, como mariscos y moluscos de la Bahía crudos, cocidos o a la plancha; el atún de Barbate y Conil en todas sus elaboraciones y cortes; el retinto de La Janda y los quesos de la Sierra.

Para disfrutar en toda su plenitud de este viaje para los sentidos, Antonio Flores recomienda siempre hacer acopio de Tío Pepe en Rama y consumir la mitad ahora y la otra mitad dentro de seis meses o uno o dos años, tiempo en el que perderá frescura, pero ganará complejidad.

La guarda, siempre en vertical, se puede estirar sin miedo a que el vino se eche a perder, pues el propio enólogo da fe de las excelencias de los Tío Pepe de los años 30 y 40 que se conservan embotellados en la bodega y que, por supuesto, ha tenido oportunidad de saborear. Buen provecho.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios