Crisis del corornavirus en Jerez

“A diario nos piden ayuda para pagar alquileres y suministros”

  • El director de Cáritas Diocesana de Asidonia-Jerez, Juan Pérez, pide mejorar el acceso a las prestaciones sociales, como al Ingreso Mínimo Vital, donde hay "barreras telemáticas" para muchas familias

  • Destaca el trabajo de las Cáritas parroquiales y la apertura del economato de la zona sur

Un hombre pide ayuda en la entrada de un establecimiento cerrado. Un hombre pide ayuda en la entrada de un establecimiento cerrado.

Un hombre pide ayuda en la entrada de un establecimiento cerrado. / Vanesa Lobo

“Crecer en hogares en situación de pobreza, tener dificultades para seguir adecuadamente los procesos formativos, estar expuesto a dinámicas vitales y familiares de estrés: incertidumbre sobre el futuro, exposición a sucesos vitales estresantes tales como la pérdida del empleo, conflictos familiares graves o la perdida de la vivienda, entre otros problemas”. Son palabras de Raúl Flores, coordinador de Estudios de Cáritas, en el informe sobre el profundo impacto económico y personal de la Covid-19 en las familias.

El director de Cáritas Diocesana de Asidonia-Jerez, Juan Pérez, alerta de la situación crítica que se viven en muchos hogares, donde las mayores necesidades ya no son de alimentación, sino económicas. “Los problemas económicos van creciendo y lo estamos viendo. Jerez vive del turismo y la hostelería e imagina cerrar estos servicios de forma brusca y durante tanto tiempo... Se ha destruido mucho empleo. Ahora nos llega mucha demanda a diario de petición de ayuda de dinero en metálico para pagar alquileres y suministros básicos, y lo peor es que las deudas se acumulan”, declara Pérez.

El director destaca que acceder a alguna prestación, como al Ingreso Mínimo Vital, se hace cuesta arriba para muchos usuarios, tanto por la complejidad burocrática como “por las barreras telemáticas”. En el último informe de Cáritas sobre el impacto del Covid-19 se deja claro que “se observa en las personas acompañadas que el diseño del Ingreso Mínimo Vital y su desarrollo e implementación tienen a día de hoy importantes deficiencias. Entre estas destaca que prácticamente el 40% de hogares no ha solicitado el Ingreso Mínimo Vital por falta de información; mientras, más del 70% de quienes sí lo han solicitado siguen a la espera de una respuesta”.

Ya no hay un perfil ‘fijo’ de usuario de Cáritas y “hay muchas personas con ‘pobreza avergonzante’, aquellas que nunca lo han necesitado y ahora se ven obligados a pedir ayuda”. El 70% de las familias que llamaron a las líneas de teléfono de emergencia habilitadas, no había acudido nunca a Cáritas con anterioridad o no lo había hecho en los últimos cinco años, lo que refleja que esta crisis está llevando a una situación límite a muchas personas.

El director de Cáritas Diocesana de Asidonia-Jerez pone en valor el trabajo incansable de las Cáritas parroquiales, donde guardando todas las medidas de seguridad se sigue atendiendo a la población vulnerable, así como la apertura del economato de la zona sur.

En estos momentos unos 800 voluntarios ponen su granito de arena a nivel diocesano, aunque Pérez hace un llamamiento a la población más joven. “Muchos de nuestros voluntarios son personas mayores que toman la decisión de autoconfinarse para evitar contagiarse. Es cierto que estamos recibiendo mucha ayuda de jóvenes scouts, de cofrades y gente joven en general, pero siempre es necesario hacer un llamamiento para renovarnos y sumar”, declara el director.

Cáritas Diocesana de Asidonia-Jerez lanzó recientemente su nueva web con mejoras notables en sus contenidos y navegabilidad. Además, las personas que necesiten solicitar ayuda a la entidad podrán hacerlo a través de esta nueva plataforma de una forma más sencilla, rápida e intuitiva, así como las que quieran colaborar, ya sea con donaciones económicas o realizando voluntariado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios