Solidaridad

Cáritas ayudó el año pasado a 679 personas de la Diócesis a buscar un empleo digno

  • Presenta su informe “Economía y personas, trabajar por lo que es justo”

En la imagen, uno de los grupos de trabajo de Cáritas Diocesana. En la imagen, uno de los grupos de trabajo de Cáritas Diocesana.

En la imagen, uno de los grupos de trabajo de Cáritas Diocesana.

Coincidiendo con la celebración de la Jornada Mundial por el Trabajo Decente, Cáritas ha presentado su Informe de Economía Solidaria 2019 con el título “Economía y personas: Trabajar por lo que es justo”, junto a una nueva entrega de la serie “Focus” de la Fundación FOESSA con el título “Vulneración de derechos: Trabajo decente”.

De este modo, además de rendir cuentas sobre las acciones de empleo, economía social, comercio justo y finanzas éticas en las que en 2019 participaron casi 79.000 personas, Cáritas alerta sobre las amenazas para el trabajo decente que suponen el aumento de la precariedad laboral de nuestro país, donde casi el 48,1% de los trabajadores tiene una jornada parcial indeseada y la inestabilidad laboral grave afecta a 7,8 millones de personas que viven en hogares donde su sustentador principal mantiene una relación muy insegura con el empleo.

Cifras en el ámbito diocesano

En la Diócesis de Asidonia-Jerez, Cáritas acompañó desde el Área de Empleo a un total de 679 personas, tanto en orientación e intermediación laboral como en formación. Las acciones de orientación laboral se dirigieron a 228 personas, se formaron 232 en 17 acciones formativas y acudieron a intermediación laboral 219 personas.

Del total de personas atendidas en el ámbito del empleo en nuestra Diócesis, aproximadamente el 11% lograron acceder a un puesto de trabajo digno respecto al 19% nacional, teniendo en cuenta las dificultades propias de la zona.

La inversión destinada al ámbito del empleo en 2019 fue de 529.346 euros, un 22% del total. Cáritas Diocesana cuenta con la empresa de inserción “Casa Común S.L.U”, que se puso en marcha en 2016, y que alberga sus proyectos de economía social, en el ámbito de la agricultura ecológica, la recuperación de residuos textiles y la restauración de muebles y objetos de decoración.

Durante el pasado año se insertaron 10 personas y en el ámbito del reciclaje textil, se recogieron 278 toneladas de ropa de 63 contenedores ubicados en la Diócesis. Dicha empresa cuenta con una nave de tratamiento textil, dos huertos de producción agrícola, un taller de restauración de muebles y dos tiendas, “Moda re-” (C/Algarve, 16), y “Cuatro Corazones” (C/Madre de Dios, nº 2).

Datos a nivel confederal

El Informe pone de relieve que, de las 78.976 personas que han participado en programas de empleo, 15.368 han encontrado trabajo en un mercado laboral exigente y tratándose de personas que en algunos casos tienen que superar barreras añadidas. Asimismo, se realizaron 1.057 acciones formativas y 29.755 personas fueron atendidas por los servicios de intermediación laboral. Además, 689 personas participaron en acciones de autoempleo.

En Cáritas también se promueven iniciativas capaces de generar empleo a través de las empresas de inserción. A fecha de hoy, Cáritas cuenta en todo el país con 73 iniciativas de economía social, que suponen un total de 1.787 puestos de trabajo, de los cuales 985 son empleos de inserción por los que pasaron 1.353 personas en 2019.

En términos económicos, la inversión total destinada por las 70 Cáritas Diocesanas de toda España a sus recursos y proyectos de empleo y economía social en 2019 fue de 45.857.329 euros.

Precariedad e inestabilidad

A nivel nacional, junto a los datos del Informe “Economía y Personas”, también se ha presentado el “Focus” de FOESSA sobre vulneración de derechos en el ámbito laboral que analiza en qué medida la alerta sobre el aumento de la precariedad y la inseguridad laboral lanzada hace poco más de un año en el VIII Informe FOESSA se está asentando en nuestro mercado de trabajo. Dicho informe refleja que el trabajo indefinido y a tiempo completo es hoy en día una quimera para cerca de cuatro de cada diez trabajadores (34,6%), ya que el 13,5% de la población tiene una jornada laboral a tiempo parcial y casi la mitad de ellos, el 48,1%, sufren la parcialidad indeseada.

La temporalidad en las contrataciones y la corta duración de estas es otra de las realidades que azota a nuestro mercado laboral. En agosto del presente año, y según el Informe del Servicio Público de Empleo Estatal, sólo un 8,6% de los nuevos contratos fueron indefinidos, mientras que los temporales alcanzaron el 56,3% del total firmados en ese mes. La inestabilidad laboral grave alcanza a 7,8 millones de personas que viven en hogares donde su sustentador principal mantiene una relación muy insegura con el empleo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios