Patrimonio

Catalogan los rótulos históricos de las calles para su conservación

  • Cultura realiza un inventario de elementos que datan desde el siglo XVIII hasta el pasado XX

El delegado Francisco Camas, junto a uno de los rótulos históricos de la ciudad. El delegado Francisco Camas, junto a uno de los rótulos históricos de la ciudad.

El delegado Francisco Camas, junto a uno de los rótulos históricos de la ciudad. / Vanesa Lobo (Jerez)

Uno de los rótulos de manzanas de Jerez. Uno de los rótulos de manzanas de Jerez.

Uno de los rótulos de manzanas de Jerez. / V. L. (Jerez)

Un catálogo contra el olvido. Desde la Delegación de Dinamización Cultural y Patrimonio Histórico se ha iniciado el inventario y catalogación de los diferentes elementos históricos de rotulación de vías públicas que existen en la ciudad. En los últimos años, Jerez ha asistido a un proceso de degradación, cuando no desaparición, de estos elementos por lo que desde el Ayuntamiento se ha iniciado este procedimiento para poner fin a esta situación.

Los elementos históricos de rotulación de vía pública se dividen en: azulejos del siglo XVIII. Hay constancia de que en el siglo XVIII la ciudad adquirió 2.268 azulejos, de los cuales se conservan una parte mínima pero que tienen un alto valor histórico debido a su antigüedad. Un ejemplo destacado es el que se conserva en la esquina entre las calles Alvar López y San Cristóbal.

Azulejos del siglo XIX. A partir de 1852 comenzaron a rotularse las calles con azulejos individuales de letras blancas sobre fondo verde oscuro, adquiridos en Triana. Cabe pensar que este modelo de rotulación fue sustituido poco después ya que se conservan escasos ejemplos. Uno de ello se encuentra en el palacio de los Condes de Puerto Hermoso, al inicio de la calle Barranco.

Placa de hierro fundido. Desde 1857, el Ayuntamiento inició la rotulación de las vías públicas y manzanas con placas de hierro de una sola pieza, cuyo fondo se pintaba de blanco. Este modo de rotular se mantuvo durante más de un siglo, de ahí que sean muy abundantes en la ciudad.

Placa metálicas esmaltadas. Durante un breve periodo en la década de los veinte del pasado siglo XX, el Consistorio rotuló algunas calles con unas delgadas planchas metálicas esmaltadas de fondo azul con letras blancas. Esta acción debió quedarse en intento pues apenas si se conservan ejemplos. Podemos ver una en la calle Eguilaz, esquina con la calle Tornería. Hay que señalar que la rotulación que se conserva es de vías y manzanas.

Es lógico que se rotulasen las calles y plazas, así como las propias casas, pues esto facilitaba muchas labores cotidianas, como podía ser el reparto del correo. Un caso diferente es el de las manzanas, que se hizo para una distribución diferente de los distritos de la ciudad, para localizar de una manera más fácil los inmuebles, que no llegó a llevarse a cabo de manera definitiva.

Otro ejemplo de pieza catalogada. Otro ejemplo de pieza catalogada.

Otro ejemplo de pieza catalogada.

El trabajo ha comenzado por el intramuros de la ciudad y hasta el momento se han catalogado más de 250 elementos de rotulación histórico, cifra que se verá multiplicada cuando se acometa el trabajo en otros sectores del centro histórico. Hasta ahora se necesitan reponer en torno a 40 rótulos.

El delegado de Cultura, Francisco Camas, apunta que dentro de la reconstrucción del centro histórico, “hay una sensibilidad importante desde hace tiempo, tanto en la sociedad como por mi parte personalmente, de cara a los rótulos. Es una pena en el estado en que se encuentran así como los robos que se están cometiendo. La intención es mantener los formatos y los rótulos con carácter original, reponer los que faltan, pintar los que están oxidados y recuperar dentro de lo posible los más antiguos, los azulejos y los que están hechos en cerámica. Es un patrimonio importante que no se debe perder, así como tenerlos presentes en el plano turístico y cultural como conocimiento general”. Camas adelanta que se quiere realizar “una publicación de los rótulos y las manzanas”.

El siguiente paso, apunta el delegado Francisco Camas, es “enganchar presupuestariamente este proyecto a alguna partida que pueda soportarlo. Los robos y los hurtos que suceden en el patrimonio histórico no los podemos evitar porque va en el comportamiento cívico. Pero lo que está claro es que dentro de la rehabilitación del centro histórico no hay un paso atrás y vamos hacia delante. Era necesario actuar ya a este respecto”.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios