Jerez

Comienza la vendimia en Jerez con peores previsiones que la campaña 2013

  • Unas 6.900 hectáreas estarán dedicadas a la uva para vinificación lo que permite situar la cosecha de este año en los 60 millones de kilos de uva. Las pérdidas con respecto a la cosecha 2013 serán de entre un 20 y un 30 por ciento

La vendimia ha comenzado esta semana en Jerez con la previsión de una cosecha "notablemente inferior" a la de 2013, en la que cabe recordar que se obtuvieron producciones récord. En concreto, las estimaciones realizadas, así como los datos reales obtenidos en las viñas ya vendimiadas, "arrojan un diferencial de entre el 20 y el 30 por ciento menos para la vendimia 2014" que la media de más de 11.800 kilos por hectárea obtenida en la pasada vendimia.

Así lo indican los Consejos Reguladores de las Denominaciones de Calidad 'Jerez-Xeres-Sherry', 'Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda', 'Vinagre de Jerez y 'Brandy de Jerez', que detalla que dos lagares trabajan desde comienzos de esta semana en Jerez de la Frontera en la molturación de uva palomino, con destino a los productos acogidos a las Denominaciones de Origen, tanto de vino como de vinagre.

Además, figuran ya otras tres solicitudes de apertura de lagar para el comienzo de la semana próxima, en todos los casos pertenecientes a bodegas de Jerez, "con lo que puede decirse que la vendimia se generalizará a partir de entonces, al menos en este término municipal".

Las labores de corta comienzan siempre en los pagos del interior, en los que las condiciones mesoclimáticas provocan que la uva alcanza antes su grado óptimo de madurez.

La primera uva que está llegando a los lagares "presenta un aspecto magnífico y un alto grado de sanidad". El contenido en azúcar registrado "está siendo además relativamente alto, y ello a pesar de encontrarnos aún en la primera parte de agosto y con unas condiciones climatológicas en las que predominan las temperaturas muy suaves y las frecuentes blanduras de poniente".

El fruto ha ido madurando a un ritmo "ligeramente adelantado" con respecto a otros años, sin que haya hecho falta el efecto de concentración que habitualmente aportan los vientos secos de levante para que se alcance el nivel mínimo reglamentario de 10,5 grados Baumé, al menos en los pagos que están siendo vendimiados.

Las condiciones meteorológicas a lo largo del año agrícola que ahora acaba han estado marcadas por un bajo nivel de lluvias. De acuerdo con los datos de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), la pluviosidad media en la zona ha ascendido a algo más de 360 litros por metro cuadrado, caídos principalmente en octubre y en los meses de invierno, con una primavera relativamente seca.

Con un cuajado "en muchos casos deficiente", a principios del verano "había cierta preocupación tanto por casos disperso de oídio como de polilla del racimo, que en su gran mayoría han sido adecuadamente tratados".

El Consejo resalta que "hay que tener en cuenta además que en esta vendimia se incorporarán las 525 hectáreas que hasta el año pasado dedicaban la uva íntegramente a la obtención de mosto concentrado rectificado".

Así, la totalidad del censo actual de viñedo de la Denominación de Origen, unas 6.900 hectáreas, se dedicarán a uva para vinificación. Ello permite situar las previsiones de cosecha en el entorno de los 60 millones de kilos de uva. Como es habitual en estas fechas, el Consejo Regulador pone en marcha un dispositivo especial de Control y Vigilancia, para asegurar el correcto desarrollo y registro de la vendimia.  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios