Jerez

'Cortijo de Jara' se pone de largo

  • Los hermanos García de Angulo presentan en sociedad la marca. "Queremos acercar la agricultura a la gente, que conozcan cómo, dónde y quién produce lo que consumen"

Comentarios 5

n mitad de la campiña jerezana, en el kilómetro 5 que une Torremelgarejo con Gibalbín, se alza el antiguo Cortijo de Jara. El cortijo es una  finca de origen romano donde, curiosamente, se halló en el haza de Casablanquilla una rica escultura de mármol de una dama cubierta con túnica y manto que, finalmente, el arquitecto Manuel Esteve trasladó al Museo Arqueológico. "Podría ser un símbolo de lo que es nuestra empresa, pues fueron los romanos, y no otros pueblos, los que nos trajeron una agricultura renovada (y el que tenga dudas que lea a Columela) y cultivaron olivar y viña", explicó Rafael García de Angulo.

 

Hoy día, 'Cortijo de la Jara' alberga el complejo agrícola de la compañía 'Puerta Nueva SL', la rama agraria del grupo de empresas familiares García de Angulo, en el que se han involucrado con entusiasmo los hermanos, y que cuenta también con intereses en las concesionarias de automóviles en diferentes puntos de la provincia a través de la firma 'Solera Motor'.

 

En ese exquisito escenario, y ante representantes del mundillo económico y municipal de la ciudad, la familia García de Angulo presentó en sociedad en días pasados la marca 'Cortijo de Jara', aprovechando el final de las obras de acondicionamiento del complejo para el uso turístico de la finca.

 

Fue el encargado de abrir la 'puesta de largo' un miembro de la familia, Rafael García Angulo,  que tuvo palabras de recuerdo para su padre, José Ramón García de Angulo Romero, ingeniero agrónomo, presidente del Consejo del jerez y del Consejo Superior Agronómico, además de gran benefactor, sin olvidar a su madre Ángela, "tan confiada, generosa y desprendida". Habló también García de Angulo de su abuelo Federico de la Calle, que introdujo el cultivo de la remolacha. Precisamente, tras su desaparición y la liberación de mercados impuesta por la PAC, la sociedad vio la necesidad "de añadir valor a sus productos, acercarse al consumidor, romper su dependencia de los monopolios establecidos en los cultivos tradicionales y mantener el empleo".

 

Empezaron plantando viñas de Tempranillo, Merlot y Shyrat; continuaron con la producción de vino tinto -trabajo en el que ayudó el bueno del capataz Diego Campos- y adaptaron la casa del cortijo a bodegas de producción y crianza. Este año han sacado al mercado la primera cosecha de vino blanco, adaptando variedades como la Gewürztraminer alemana y pronto comercializarán un  reserva.

 

Luego plantaron 90 hectáreas de olivar (ahora es de 130) de la variedad Arbequino, cuyo aceite es envasado y etiquetado con  la marca 'Cortijo de Jara'. "La venta de garbanzos -añadió- es nuestra mejor manera de fidelizar a los clientes que, desde hace mucho tiempo, saben que sólo los ponemos en el mercado si superan el control de calidad que nosotros mismos nos imponemos", al tiempo que se experimenta con verduras y cultivos ecológicos. Con la readaptación del cortijo a las visitas turísticas, los hermanos evitaron la ruina del cortijo, donde celebrarán catas y otros eventos. Para García de Angulo, "servirá también para acercar la agricultura en general, y nuestros productos en particular, a cuantos tengan interés en conocerlos. Pensamos que los consumidores hoy día  quieren conocer de dónde vienen los productos y asegurarse de que sean saludables. Aquí tienen a la vista los cultivos de los que proceden y los procesos de selección y producción. Nuestras ventas directas a consumidores de productos transformados, están en torno al 20% de las totales y suben al 25 % si le sumamos los no transformados". Además, cuentan con una tienda en el número 79 de calle Medina. 

 

Se trata, en fin, del paso de una empresa agrícola a agroalimentaria. "Puestos a volver al pasado,  me quedo con la agricultura jerezana de los años 60 a 80, cuando todo lo que producíamos se transformaba aquí. En   las harineras, las cooperativas de cultivos industriales, las desmotadoras,  tres fábricas de remolacha y, por supuesto, en  las bodegas. Esto que hoy presentamos es nuestro granito de arena para volver a aquello", terminó diciendo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios