Jerez

Demoras de hasta tres horas de las ambulancias durante la noche

  • El único vehículo medicalizado de los DCCU que está de servicio en ese horario realiza hasta nueve avisos

  • El SAS dice que no hacen falta más recursos y que las urgencias están cubiertas

Una de las dos ambulancias de los DCCU, el pasado viernes, en su base del centro de salud de Montealegre. Una de las dos ambulancias de los DCCU, el pasado viernes, en su base del centro de salud de Montealegre.

Una de las dos ambulancias de los DCCU, el pasado viernes, en su base del centro de salud de Montealegre. / miguel ángel gonzález

Las urgencias domiciliarias o las que se producen en la vía pública por la noche en Jerez son cubiertas sólo con una ambulancia medicalizada, perteneciente a los Dispositivos de Cuidados Críticos y de Urgencias (DCCU), que tienen su sede en el centro de salud de Montealegre. Aunque está operativa también la ambulancia del 061, ésta se encarga principalmente de las urgencias prioridad 1, es decir, las más graves, y sus salidas son muy inferiores en número a las que realizan los DCCU, en las que viajan el técnico conductor, un médico y un enfermero. Esta ambulancia medicalizada atiende el resto de urgencias, catalogadas en diferentes niveles. Las del nivel 2, por ejemplo, deberían tener un tiempo de respuesta de 20 minutos, que se supera con creces por la falta de medios. Cádiz, con casi la mitad de habitantes que Jerez, cuenta con los mismos recursos en horario nocturno, teniendo en cuenta además que en Jerez la población está más dispersa ya que las ambulancias cubren también la zona rural.

Por otro lado, la situación no ha experimentado cambios en la última década, ni una ambulancia más ni más recursos humanos. Fuentes consultadas aseguran que las consecuencias las sufren los ciudadanos con retrasos de hasta tres y cuatro horas en algunos casos para que llegue la ambulancia solicitada. El pasado septiembre la plantilla de los DCCU denunció en un escrito remitido la gerencia del área sanitaria la grave situación, el riesgo en el que se pone a la población por tener en funcionamiento sólo una ambulancia medicalizada durante el horario nocturno y reclamaron que como mínimo se habiliten dos DCCU por la noche. Desde entonces, el Servicio Andaluz de Salud (SAS) no ha adoptado ninguna medida. El único apoyo son dos ambulancias convencionales, a las que se recurre principalmente en avisos por una urgencia en la vía pública, cuando la ambulancia del DCCU está ocupada, pero sin saber qué situación se van a encontrar ni la gravedad de la misma. En estos vehículos además sólo viaja el conductor y en ocasiones se encuentra con verdaderos problemas cuando se trata por ejemplo de inmovilizar a un paciente para su traslado a un centro sanitario. De hecho los trabajadores vienen reclamando que el pliego de condiciones de cara al nuevo concierto del transporte sanitario en la provincia cumpla con un decreto de 2012 que establece que en estos vehículos deben viajar dos trabajadores.

Los recursos para la cobertura de las emergencias durante el día se incrementan aunque también son deficitarios: a la ambulancia del 061, que presta servicio las 24 horas del día, se unen dos DCCU y dos ambulancias convencionales, que muy frecuentemente no dan abasto. A las diez de la noche, uno de los DCCU deja de funcionar hasta las ocho de la mañana del día siguiente. En ese periodo llegan a realizar hasta ocho y nueve avisos. Las mismas fuentes resaltaron la importante presión que sufren estos profesionales, debido a las demoras en la llegada de las ambulancias a los domicilios, y expuestos al malestar de las familias que suelen recriminarles la tardanza.

La inversión a realizar por el SAS para cubrir la noche con dos ambulancias DCCU sería únicamente para personal: un médico y enfermero, ya que el vehículo como tal ya existe. No hay tampoco ambulancias preparadas para el traslado de personas con obesidad mórbida, problema que se planteó hace unos días y que obligó a pedir una silla especial al hospital para poder trasladar a la paciente en el vehículo.

Por otro lado, los DCCU tienen aún pendiente el traslado de su sede al centro de salud de La Milagrosa, aunque algunas fuentes manifestaron que el área de Urgencias de este centro ya se ha quedado pequeño, debido a la numerosa afluencia de pacientes. De hecho el equipo de profesionales ha tenido que incrementarse y se han instalado sillas en los pasillos porque en ocasiones las salas de espera, tanto de adultos como pediátricas, están llenas.

Ante esta situación, desde la delegación territorial de Salud entienden como adecuados los recursos existentes e insisten en que además de las ambulancias están los recursos fijos de Urgencias para dar respuesta a la demanda de la población. Se refiere en este sentido a las Urgencias de La Milagrosa, con dos equipos de profesionales y a las de Jerez Centro, que se refuerza con un segundo equipo las noches de viernes y sábados.

En lo que respecta únicamente al transporte sanitario el SAS menciona la ambulancia del 061 y el vehículo de los DCCU, dotado también de médico, enfermero y técnico de emergencias sanitarias, "en exclusiva para la atención de urgencias y emergencias extrahospitalarias". Junto a estas uvis móviles, el SAS argumenta que las dos ambulancias convencionales que funcionan en horario de noche, con un técnico de emergencias, tienen el equipamiento necesario "para que un equipo sanitario, médico y/o enfermero que están en equipos fijos puedan realizar asistencias urgentes en caso de necesidad". Cuando eso ocurre, se trata de personal que se retrae bien de las Urgencias de La Milagrosa o de Jerez Centro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios