Educación

Denuncian falta de material en el nuevo instituto de San José Obrero

  • La comunidad educativa critica que las obras aún no estén finalizadas y destrozos en el centro

Una imagen del nuevo instituto de la zona de La Granja-San José Obrero. Una imagen del nuevo instituto de la zona de La Granja-San José Obrero.

Una imagen del nuevo instituto de la zona de La Granja-San José Obrero. / Miguel Ángel González

Tres meses después de inaugurarse, el nuevo instituto de la zona de La Granja y San José Obrero vuelve a ser noticia. Su comunidad educativa se queja de que pese a que oficialmente las obras tendrían que haber estado finalizadas a mediados de noviembre, lo cierto es que aún no están concluidas. Además, lamentan que en estos tres meses no se han solventado necesidades importantes del mobiliario.

Con este panorama, el personal del centro lleva desde que arrancó el curso el pasado 16 de septiembre, dando clases mientras se sigue trabajando en la zona, es decir, soportando el ruido de taladros, equipos de elevación o manipulación de cristaleras. Otro de las quejas tiene que ver con la falta de conexión a internet tres meses después de haberse inaugurado, una circunstancia que obliga, por ejemplo, al profesorado a tener que trabajar desde sus domicilios cuando tienen que introducir datos en programas como Séneca.

En el instituto se quejan también de la precariedad existente en el material tecnológico, fundamental para el uso diario, es decir, ordenadores (sólo hay dos que funcionen en todo el centro y sin red), proyectores en las aulas para visualizar vídeos explicativos, audios de idiomas o ni siquiera equipos suficientes para poner CDs, ya que sólo hay uno y va pasando de aula en aula dependiendo del horario del profesor.

Las necesidades se aprecian también en las pizarras digitales para poder trabajar las TIC, ausentes por completo, y en el aula de informática donde están colocados nueve ordenadores pero ninguno está operativo.

En el tema del material, el alumnado critica que apenas exista dotación a nivel de departamentos y el hecho de que los laboratorios estén sin equipar, un problema notable, también por la falta de materiales especialistas, ya que según algunos docentes están teniendo dificultades para cumplir con las programaciones.

A nivel de instalaciones, el gimnasio no está terminado, y tampoco se ha instalado material deportivo en el centro, es decir, no hay porterías, canastas de baloncesto, redes, ni siquiera balones o raquetas para hacer la variedad de deportes necesaria. A este problema se le une la dificultad para adquirir otro tipo de material deportivo, caso de espalderas, bancos o colchonetas.

El alumnado se ha quejado también en los últimos días de que no existe calefacción y estos últimos días “se ha pasado frío”, y de que los radiadores existentes desprenden “agua maloliente que se recogen en cubos”.

La comunidad educativa ha denunciado también la falta de mantenimiento en algunas luces, que no funcionan, y se quejan de que la limpieza es muy deficiente. A ello se une la falta de conserje, cuya baja no se ha cubierto y está provocando problemas con la apertura del centro, la gestión de copias de documentos para el trabajo diario o de control y cierre de las instalaciones.

Por parte del profesorado, por su parte, se lamentan de los continuos problemas de convivencia existentes en el centro pues tres meses después de la apertura del instituto, ya ha habido notables destrozos en baños, aulas y fachadas.

Asimismo, solicitan una mayor seriedad a la hora de acometer medidas disciplinarias del alumnado, pues en las últimas semanas se han producido robos y actos incívicos como tocar la alarma de incendios constantemente. Es más, desde los propios operarios de la empresa constructora que se encuentra trabajando en el instituto se ha denunciado recientemente el robo de un par de juegos de llaves las instalaciones, una circunstancia que está provocando cierta inseguridad para custodiar materiales e incluso exámenes.

El profesorado ha solicitado también que se instale un sistema de aviso de clases y horarios de recreo, ya que no existe ningún tipo de timbre o aviso sonoro.

Por último, desde la comunidad educativa se ha denunciado la no existencia a día de hoy del consejo escolar, con lo cual la representación del centro se limita única y exclusivamente a un representante del Ampa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios