Tribunales

Denuncian a un profesor por insultos y vejaciones a un niño con autismo

  • Los padres afirman que el educador, del colegio María Auxiliadora, llegó incluso a atarle a una silla y taparle la boca con cinta adhesiva

  • El Juzgado ha abierto ya diligencias

Imagen exterior del colegio María Auxiliadora. Imagen exterior del colegio María Auxiliadora.

Imagen exterior del colegio María Auxiliadora.

Los padres de un niño de 12 años con una discapacidad psíquica del 41% y con autismo de alto funcionamiento han denunciado "las vejaciones e insultos" que el menor, alumno de primero de la ESO del colegio María Auxiliadora, ha sufrido por parte de uno de sus profesores "aprovechando" su conducta autista. El Juzgado de Instrucción número 5 de Jerez, sobre el que ha recaído el caso, ha abierto ya diligencias previas.

La denuncia verbal, en concreto de la madre, se produjo en el Juzgado el pasado 6 de marzo. Según la misma, los padres tuvieron conocimiento de estos hechos porque un grupo de compañeros del niño remitió un escrito a la dirección del colegio y a la jefatura de estudios exponiendo "los comportamientos hacia mi hijo del profesor y hacia otros compañeros de clase".

Los padres aseguran que también tuvieron constancia de lo que estaba ocurriendo a través de una reunión que tuvo lugar entre el tutor de la clase, que no es el profesor denunciado, y las madres de los niños. Reconocen los padres que no asistieron a la mencionada reunión pero que algunas de las madres les informaron de lo que se había tratado. "También me han dicho las madres que en alguna ocasión este profesor ha inmovilizado a mi hijo en una silla, atándolo con una cuerda, y que en otra ocasión le había sellado la boca con cinta adhesiva". La madre añade en la denuncia que estos incidentes se llevaban produciendo algún tiempo, incluso en años anteriores, con el mismo profesor.

El colegio abrió un expediente al profesor y afirma que legalmente ha hecho todo lo que está en sus manos

Además de presentarse la denuncia en los Juzgados, los padres se dirigieron con un escrito fechado el 9 de marzo a la dirección y a la jefatura de estudios del colegio informándoles de la demanda interpuesta contra el profesor y los hechos denunciados. En este escrito, la familia pormenoriza las conductas del educador hacia su hijo y habla de un abuso de autoridad, menciona la inmovilización en la silla y la colocación de cinta adhesiva en la boca para evitar que hablase y agrega que también en reiteradas ocasiones le insultaba llamándole tonto, a la vez que hacía al menor objeto de burlas.

La familia transmite a los responsables del colegio que desde el mes de enero el niño presenta en su domicilio "una exacerbación de sus conductas disruptivas llegando incluso al intento de autolisis en varias ocasiones". El día 21 de febrero el niño es sometido a una valoración psiquiátrica que concluye que el menor sufre un trastorno de ansiedad generalizado y que su condición de autista "eleva el riesgo de suicidio dada su falta de autocontrol y deterioro en funciones ejecutivas". Se le pone un tratamiento farmacológico y psicoterapéutico y según los padres, informan a la dirección y al jefe de estudios, solicitándoles de forma verbal que el niño tuviera vigilancia permanente.

Los padres reclaman el día 9 de marzo que el profesor denunciado quede excluido de toda relación escolar con el niño y manifiestan también su preocupación ante posibles represalias del profesor hacia los otros dos hijos del matrimonio, que también reciben clases de este educador.

Ante esta situación, el colegio abrió un expediente informativo al profesor y el 2 de abril se citó a la familia para informarle de la resolución. El centro educativo argumenta en un escrito sobre dicho encuentro, firmado por la directora, el jefe de estudios y los padres del menor, que se ha realizado todo lo que legalmente está en sus manos y puede hacer. Se informa a los padres que el caso ha prescrito, "ya que han pasado más de seis meses desde que los hechos tuvieron lugar, por lo que no se puede adoptar ninguna sanción" y que se ha decidido que el profesor no imparta el área de música en la clase del menor "como medida estructural". El centro afirma que se ha puesto a disposición de la Justicia "para colaborar en todo lo que se nos requiere y ya se nos está solicitando".

En el mismo escrito se recoge que la familia expone su malestar por la conclusión del expediente "al no contemplar el daño que le está ocasionando a su hijo las amenazas del profesor dirigidas a su hijo de boicotear su actuación en el Café-Teatro, lo que le ha desencadenado un cuadro depresivo con conductas de riesgo suicida".

La directora del colegio, María Luisa Guerrero, confirmó ayer a este medio, la apertura del expediente informativo al profesor y que se habían adoptado "las medidas oportunas para la protección del menor" apartando al educador de su clase. Al mismo tiempo insistió en que el colegio entiende que administrativamente el caso ha prescrito y que no puede decidir ninguna otra sanción, como sería por ejemplo el despido. En cualquier caso, la directora manifestó la disposición del centro a colaborar totalmente con la Justicia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios