Salud

“El cariño y el tiempo”, en contra del olvido

  • La Organización Mundial de la Salud celebra hoy el Día Mundial del Alzheimer

  • Por el momento sin cura, los familiares trabajan para ralentizar sus efectos

Un hombre dibuja a plena luz del día Un hombre dibuja a plena luz del día

Un hombre dibuja a plena luz del día / Pascual (Jerez)

“El cariño nos lleva a todas partes”, afirma Mari Ángeles Contreras. Ella es la presidenta de la Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer en Jerez. La fórmula contra esta enfermedad marida el primer ‘ingrediente’ con el tiempo. “Tiempo y cariño”, expone Contreras, son la mejor forma de ralentizar una patología que no tiene cura aún.

Cada 21 de septiembre se celebra de forma mundial el Día del Alzheimer gracias a la Organización Mundial de la Salud. La enfermedad consiste en una “involución”, dice Contreras. “Si los niños van aprendiendo, los que sufren esta enfermedad van desaprendiendo. Comienza a verse a través del olvido de los recuerdos a corto plazo y luego va avanzando”, explica la presidenta.

Recalca la dureza de vivir el proceso de avance de la enfermedad, que es distinto en cada persona: “Es muy duro porque algunos se van dando cuenta de lo que está ocurriendo, aunque otros no”. La enfermedad se muestra de forma distinta, aunque hay una serie de factores que suelen repetirse. Como ya se ha referido, es una involución. “Por ejemplo, suele ocurrir que las personas van olvidando conceptos. Por eso es más difícil detectar el principio del alzheimer en personas con un léxico mucho más amplio. Si olvidan la palabra bolígrafo, te dirán que les pases el lápiz o el rotulador. Habría que observar si se trata de un olvido puntual o una confusión, o si en cierto modo ha desaprendido cómo se llamaba ese utensilio que está pidiendo”. Si detectamos que un familiar podría estar sufriendo pérdidas de memoria, debemos actuar “cuanto antes mejor”, afirma Mari Ángeles Contreras antes de zanjar sobre este asunto: “Ante la más mínima sospecha debemos pedir que nos deriven al neurólogo”.

Desde la Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer se lucha contra lo que consideran “la epidemia” del Siglo XXI. En la unidad de día atienden a 60 personas diariamente. Recuerdan que con los fármacos se consigue paralizar hasta un año la enfermedad, pero lo más importante es que los enfermos de alzheimer socialicen y puedan recuperar algunas de sus capacidades practicando. “Ese es nuestro objetivo”. Para lograrlo, realizan diariamente talleres de respiro y de memoria, entre otros, e inciden nuevamente en que los enfermos de alzheimer no se pueden quedar en casa, sino que tienen que socializarse.

En la actualidad, en esta asociación trabajan entre 26 y 28 personas. Psicólogos, enfermeros, fisioterapeutas, chófer y trabajadores sociales son algunos de los profesionales que se encargan de mejorar la calidad de la vida de las personas con alzheimer. Todo aquel que lo desee puede también hacerse voluntario. “Para eso nada más que tienes que llamar a la puerta”, afirma Contreras, que recalca que cualquier ayuda es poca.

Las recaudaciones se realizan con la intención de sostener estas asociaciones, en las que se cuidan a las personas con alzheimer, y también para que no decaiga la investigación en busca de una cura. Esta última semana, por ejemplo, se han llevado a cabo distintas mesas informativas en los centros comerciales de Jerez para intentar recaudar fondos.

El apoyo de la asociación también va destinado a las personas cuidadoras. “Mejor muchos cuidando a muchos que uno ocupándose de uno”, expone Contreras. En estos momentos la Asociación de Familiares de Enfermos de alzheimer en Jerez no tiene plazas libres. De hecho, hay lista de espera. No obstante, anima a todos los familiares que sufren esta enfermedad a que se apunten, pues, cuanto antes lo hagan, antes se les atenderá.

Lo peor es el deterioro que sufren tanto los enfermos como sus familiares. Sin embargo, no van a bajar los brazos. Contreras afirma: “Seguimos luchando”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios