Jerez

'Doña Petronila de Abajo' o cómo romper con la monotonía en Jerez

  • El escritor jerezano Antonio Mariscal Trujillo publica en Tierra de Nadie este nuevo libro, protagonizado por una acaudalada dama de la época propietaria de importantes bodegas

  • Viuda muy joven, su día a día transcurría aburrido en su mansión hasta que algo transformó su vida y su carácter por completo

  • El autor estará este sábado, 21 de octubre, en la Feria del Libro firmando ejemplares

  • Agenda de ocio para Jerez, del 19 al 22 de octubre: libros, música y hasta 200 vehículos clásicos

Portada de 'Doña Petronila de Abajo'.

Portada de 'Doña Petronila de Abajo'.

El escritor jerezano Antonio Mariscal Trujillo acaba de publicar, recién salido de la imprenta, 'Doña Petronila de Abajo' (Tierra de Nadie). Una obra que además ya está disponible en todas las librerías y en el stand que la editorial tiene en la Feria del Libro de Jerez, que se celebrará hasta este domingo, 22 de octubre. El autor estará este sábado, de 12 a 14 horas, en dicho espacio para firmar ejemplares a todo el que lo desee.

Esta obra, de tipo costumbrista, transcurre en la ciudad de Jerez a mediados del pasado siglo XX. Su protagonista, una acaudalada dama de la época propietaria de importantes bodegas y extensas superficies de viñedos que ostentaba el título nobiliario de baronesa a resultas de su matrimonio con un francés establecido en Jerez tras haber heredado éste de su tío una acreditada bodega. De carácter altivo, distante y a veces poco sociable, quedó viuda siendo todavía joven.

Su vida transcurría en la magnífica mansión que poseía en el casco histórico de la ciudad con sus hijos y sus sirvientes; aunque eso sí, en la más completa monotonía. Una monotonía solamente rota las tardes, de los primeros y terceros jueves de cada mes cuando en uno de los salones de su casa se congregaba una interesante tertulia a la que asistían eruditos personajes de la ciudad. Un devenir diario en el que no faltaba su misa y comunión matutina, hasta que un día, cuando ya había cumplido 53 años, un efímero y apasionado amor llamó a su puerta, transformando por completo su vida y su carácter. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios