Ciudad

Emisiones con polémica

  • Los vecinos del Pago de San José reabren el debate sobre los riesgos de las antenas de telefonía móvil y anuncian protestas contra la puesta en funcionamiento de uno de estos aparatos en la barriada

Comentarios 3

La asociación de vecinos del Pago de San José ha reavivado la vieja polémica por la instalación de antenas para telefonía móvil en lugares próximos a viviendas anunciando la convocatoria de movilizaciones para conseguir la retirada de uno de estos aparatos ubicado en la calle Plátano de dicha barriada. El presidente de la asociación, Diego Navarro, recordó ayer que desde hace más de tres años los vecinos vienen manifestando su oposición a esta antena que, según sus informaciones, ha permanecido inactiva durante este tiempo gracias a las protestas que en aquel momento, en el año 2006, protagonizó el vecindario. "En este tiempo hemos estado esperando que quitasen la antena definitivamente y con ello volviese la tranquilidad", señala Navarro. Pero para sorpresa de la barriada, la asociación de vecinos mantiene que ha confirmado que la antena no sólo no se va a retirar sino que va a empezar a estar operativa, con la única diferencia de que se trasladará unos tres metros hacia el centro de la vivienda en la que ya está colocada, alejándola de la medianera del vecino colindante.

Ante esta situación, la asociación ha previsto ya la celebración de una asamblea informativa dirigida a los vecinos y ha mostrado su intención de "llegar hasta donde haga falta" para que se retire de una vez por todas la antena de la discordia. En este sentido, Navarro asegura que las obras para la instalación de dicho aparato ya estuvieron paralizadas en tres ocasiones porque no cumplía la normativa y "no estamos dispuestos a que ahora empiece a funcionar. Haremos concentraciones y manifestaciones, todo lo que haga falta".

La noticia ya ha empezado a circular entre los vecinos y con ella la alarma. "Ayer ya se presentaron varios en el local de la asociación para preguntarnos. Muchos están con la mosca detrás de la oreja. Somos una barriada de las más antiguas, en la que viven muchas personas mayores y todos han escuchado por los medios de comunicación los riesgos que para la salud tienen las antenas". Navarro defiende que estos aparatos deben instalarse en las afueras de las ciudades, "no en una barriada, dentro de una manzana de viviendas, donde hay un colegio cerca, un parque infantil y escuelas deportivas" y lamenta que los ayuntamientos no tengan capacidad de acción para impedir su instalación. "Hace tres años ya nos pusimos en contacto con la delegación de Urbanismo, con la delegación de Medio Ambiente y el Defensor del Ciudadano, pero al final fue el Ministerio de Industria quien paralizó la obra". Una de las primeras medidas de la asociación ha sido precisamente enviar una solicitud a este Ministerio para que realice las mediciones oportunas de las emisiones de ondas electromagnéticas de la antena en cuestión.

El Pago de San José revive así el conflicto de hace tres años, aunque esta vez la asociación de vecinos se siente amparada por nuevos documentos sobre el potencial riesgo de las antenas, como las recomendaciones del Parlamento Europeo y las medidas que ya se han llevado a cabo en otros países europeos. "Por ejemplo, se están rebajando las potencias de emisión de las antenas del orden de 4.500 veces inferior a las permitidas en España". La asociación argumenta también la existencia de más de 2.000 informes científicos "publicados en revistas de bastante prestigio que nos advierten de los posibles peligros de los campos electromagnéticos. Destacamos el proyecto Interphone, que debería haber sido publicado a primeros del año 2006 aunque todavía no se ha hecho oficialmente, pero alguno de los grupos científicos que lo integran ya ha expuesto a la opinión pública sus conclusiones, alertando de sus posibles daños a la salud". Por contra, las operadoras de telefonía móvil han defendido en múltiples ocasiones que las razones de esta alarma son infundadas.

La oposición a la instalación de antenas en núcleos poblados unió en 2006 al Pago de San José, a las barriadas de la Milagrosa y Nueva Andalucía y a la urbanización Zafer, con el respaldo de la federación de asociaciones de vecinos 'Solidaridad'. Llevaron a cabo movilizaciones y se llegó incluso a constituir una plataforma que, según Navarro, sigue manteniéndose. "Como se solucionó el problema en estas barriadas y se paralizó la instalación de las antenas, no ha habido nada que denunciar pero la plataforma no ha dejado de trabajar y ahora vamos a volver a la lucha".

Se da la circunstancia además de que la misma compañía que quiere instalar la antena de telefonía móvil, está retardando la colocación de una línea en la asociación que les permitiría disponer de teléfono fijo y sobre todo de Internet, "que nos hace mucha falta para las actividades que desarrollamos en la asociación. Tenemos solicitada la línea desde hace un año y todavía estamos esperando".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios