Emprendedores Boorpret, con denominación de origen: Jerez

  • Seis jóvenes apuestan por un trabajo de calidad en internet y ponen en marcha una cooperativa dispuestos a demostrar que aquí hay tanta capacidad como fuera

Los seis emprendedores que forman la cooperativa Boorpret. Los seis emprendedores que forman la cooperativa Boorpret.

Los seis emprendedores que forman la cooperativa Boorpret.

'Quien quiera una página web de calidad en Andalucía no se tiene que ir a Barcelona, a Madrid o al Mississippi' bien podría ser el lema de Boorpret, cooperativa formada por seis jóvenes emprendedores -cinco jerezanos y un cubano- de entre 26 y 27 años y que, partiendo de la premisa de la importancia de una presencia de calidad en internet, apuesta por un trabajo de calidad con denominación de origen: 'made in Jerez'.

Boorpret se dedica a la creación de páginas web, aplicaciones para móviles, a la gestión de redes sociales y soluciones de identidad corporativa (como logos o rebranding, entre otros). Con el empuje de la juventud, las ganas de afrontar retos y la ilusión por hacer cosas de calidad, la cooperativa la forman Pepe García y Ricardo Mejías (programadores), Javier Romero y Mónica García (diseñadores), Sergio González (community manager) y Nicolás Montoya (copywriter o creador de contenidos).

La idea, explica Nicolás Montoya, nace cuando "comprobamos que hay una demanda cada vez más alta de este tipo de soluciones: el mundo digital está cambiando permanentemente y ver que proyectos diferentes o ambiciosos, que requieren de un conocimiento alto en cuanto a programación, siempre los hacían empresas de Madrid o Barcelona, de fuera, y nos daba coraje porque se pueden hacer cosas de calidad desde nuestra tierra, igual o mejores que las de fuera".

Esa es la ilusión, hacer algo distinto de calidad desde Jerez: "No somos una empresa que va buscando un volumen grande de clientes y hacer pequeñas cositas para ir sobreviviendo, nuestra filosofía es hacer proyectos innovadores, diferentes y de cuanta mayor envergadura, mejor. ¿Por qué siempre las páginas web espectaculares las tienen que hacer empresas de fuera si las podemos hacer nosotros aquí?". 

Añaden que "la juventud andaluza en general y la jerezana en particular está preparada y tiene ganas de hacer cosas grandes", y eso fue lo que empujó a estos emprendedores de Jerez y La Habana a dar el paso adelante y formar su propia empresa -una sociedad cooperativa- hace un año y tres meses, y ahora están ultimando los detalles del local que abrirán próximamente en el número 11 de la calle Medina, oficina que va a ser un espejo de la filosofía del grupo.

A nadie escapa que abrir un negocio nuevo no es nada sencillo para la gente joven y este caso no fue una excepción. Explican que dar el paso adelante fue complicado por la situación económica general "pero se dieron una serie de circunstancias personales en las que todos los del equipo decidimos iniciar la idea; estábamos en trabajos que no nos llenaban ni personal ni profesionalmente, nos dijimos que si nos tirábamos a la piscina era el momento, con 25 años, y así fue. Las ganas de no tener que depender de una empresa para trabajar, iniciar nuestra propia idea, nuestro propio sueño y ser nuestros propios jefes".

Y es que el actual status quo empresarial no les convencía en absoluto: "La mayoría de empresas se aprovechan de los conocimientos de la gente joven, que no está reconocida lo suficiente y en muchos casos está explotada, y queríamos aportar nuestro granito de arena para cambiar eso".

Dicho y hecho, se pusieron manos a la obra aunque a poco de comenzar se encontraron, como todos, con la crisis provocada por el Covid. "Por suerte, el trabajo anterior a la pandemia lo habíamos hecho medio bien y no perdimos muchos clientes aunque bajó el volumen porque con la crisis el primer ahorro era en las redes sociales, y eso lo entendemos perfectamente. Hemos intentado explicar a los clientes la necesidad y los beneficios de estar en internet y en las redes sociales y hemos ayudado a otros con las tarifas, porque teníamos que ayudarnos entre todos, y creemos que hemos sabido transmitir el mensaje de la importancia de una presencia de calidad en internet".

Además, el confinamiento permitió al equipo continuar formándose profesionalmente desde sus casas, lo que supone crecer profesionalmente "y eso siempre es positivo".

Boorpret nació con vocación de futuro tanto por la edad de sus componentes como por su campo de trabajo, en continua innovación y cada vez más imprescindible, y con las cosas claras: "Sí es cierto que todavía es difícil concienciar a las empresas de cualquier sector a nivel local, provincial o regional que la página web y su imagen en las redes sociales es importantísima, y sobre todo pensando en el futuro y en la gente joven, que ahora se maneja en las redes. Antes valía con el boca a boca pero ahora el que no tenga una página web o redes sociales es como si no existiera, y más con las generaciones que vienen, que se han criado en internet: ellos no se meten en internet, ellos viven en internet". 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios