Jose luis Repetto Betes. sacerdote y autor del libro 'Santoral Español'

"España es tierra de santos"

  • Monseñor Repetto Betes comenzó esta obra hace más de cuarenta años. 'Santoral español' recopila todos los santos españoles.

El sacerdote Jose Luis Repetto Betes posa con su libro 'Santoral Español' en el acto de presentación de la obra.

El sacerdote Jose Luis Repetto Betes posa con su libro 'Santoral Español' en el acto de presentación de la obra. / manuel aranda

-¿El Santoral Español es un trabajo que traía usted entre manos desde hace años?

-Muchos años. Ya estaba yo de párroco en Santa Ana. Pues al menos cuarenta años trabajando en él. He tenido que leer muchas vidas de santos. Hay algunos que están en el santoral y sin embargo no están ni canonizados. Así que ha sido un trabajo en el que he tenido también que desechar.

- Gran satisfacción entonces verlo publicado.

- Sin duda. Tenía un gran interés en publicarlo. Por tanto es una gran alegría personal.

-¿Cuántos santos tenemos en nuestra España?

- Mil ochocientos, más o menos. He tenido que meter los mil mártires de la Guerra Civil santificados por San Juan Pablo II, Benedicto XVI y el Papa Francisco. La persecución religiosa en la República fue tremenda.

-¿Qué nos enseña todas estas vidas de santos españoles?

- España es tierra de santos. De la persecución espantosa de la República la izquierda ahora se calla, pero fue algo tremendo. Mataron a sacerdotes en sus propias iglesias tirándolos, incluso, de los púlpitos después de haberlos apaleado y torturado.

-Todo un ejemplo para el cristiano esta vida de los santos.

- Por supuesto. Ninguno se vino atrás. Pero las cosas sucedidas en España han sido tremendas.

-¿Estamos en una situación parecida?

- Depende. Si llega al poder este partido de Podemos, está la cosa buena… Ya has visto cómo se tratan entre ellos. Así que con aquellos que no piensan igual no tendrían consideración. Tienen mucha violencia verbal. Y esto siempre acaba en violencia física. Hace quizá falta en España capacidad de jefatura de Estado. Este Rey parece que la tiene, pero rezo mucho por él para que el Señor lo ilumine. Don Juan, al que conocí en Estoril, también la tenía.

-¿Reza por España?

- Por supuesto. Me siento profundamente español. Pero en España el gran error ha sido que se haya desechado la idea del bipartidismo. De pronto muchos dicen que eso es muy malo. Sin embargo esto es lo mejor. Lo es para toda Europa. Uno más a la derecha y otro más a la izquierda. Se turnan, y es lo mejor. Ahora no se entienden. A ver adónde va a parar todo esto… a unas elecciones dentro de nada. Seguro.

-Dejemos la política. ¿Cuántos libros tiene publicados?

- Éste es el número sesenta y cuatro. No todos míos, algunos con colaboraciones. Pero en todos he participado o he sido autor.

-¿Le falta, quizá, haber escrito una buena historia de Jerez?

- Yo fui director durante ocho años del Centro de Estudios Históricos Jerezanos. Pese a todo, yo hice una historia del Jerez musulmán. Me pusieron como los trapos algunos. Poco a poco, van saliendo historiadores que me han ido dando la razón de lo que yo escribí. Lo hice porque no estaba estudiada. Se hizo primero una primera parte de los orígenes, de Rosa Toribio, después hice yo la historia del Jerez musulmán y un grupo quedó en hacer el tercer tomo. Y hasta hoy. Después he escrito de todo. Sobre todo de la Catedral.

- La Catedral, tan unida a su vida.

- Veintiún años de deán.

- ¿Allí mandó usted mucho?

- Mandé porque fui deán. Cada tres años el cabildo catedralicio me nombraba. No había más remedio que mandar.

- ¿Más que don Rafael Bellido?

- Algunos le dijeron a don Rafael que tuviera cuidado conmigo. Que pretendía mandar en la diócesis. Pero eso no es así. Mi relación con él fue quizá tensa. Él se preocupaba más de los pobres y yo de los libros. Siempre fui un ratón de biblioteca.

- ¿Y don Juan del Río?

- Es una persona muy culta. Sabe estar. Serviría para cardenal.

- ¿Y don José Mazuelos?

- Es mi obispo actual. No digo nada. Guardo un respetuoso silencio.

-¿Cómo ve usted la Catedral, desde el punto de vista artístico?

- Es un intento de hacer una catedral gótica en el siglo XVIII. Lo cual es una barbarie. Pero como se quería hacer una iglesia del estilo de San Miguel… y esas eran las ideas que manejaban, pues ahí quedó 'eso'. (Risas).

- La ubicación no es la mejor, ¿no le parece a usted?

- No hubo modo. Yo localicé el permiso de Carlos V para trasladarla a la calle Pescadería. Firmado de su puño y letra. Hubiera sido un gran acierto. Pero medio cabildo se opuso violentamente. Y se quedó todo en nada. No eran ni mayoría, pero se levantaron y no se conformaron. Típico de España… Después los canónigos le dijeron a Carlos II "nuestra iglesia está ubicada en un sitio asaz barrancoso". Pero ya era tarde.

- ¿Y las cofradías? ¿Qué tal se lleva ahora con ellas?

- Colaboré en dos obras sobre la Semana Santa de Jerez y sus cofradías. Ahora estoy poco con las hermandades. No tengo trato con ellas. Ahora bien, si me preguntas cómo desearía yo que fueran los cofrades, pues me gustaría que fueran a misa todos los domingos. Y que se confesaran, al menos, una vez al año. Pero no. No hay manera. Me gustaría que la procesión de penitencia mereciera el nombre de penitencia. Lo merecen sólo algunas. Otras sacan los santos para ventilarlos.

-¿Con cuáles se queda?

- Me gusta el Cristo del Perdón. El Cristo de la Viga y la Virgen del Socorro que es preciosa. Mayor Dolor y Ecce-Homo. Y el Señor del Consuelo de la Merced que es una preciosidad. Después, de los años cuarenta, me gusta mucho las dos obras de Vasallo: El Cristo de la Oración en el Huerto y el Cristo de la Expiración. El Cristo es una imagen griega.

-¿Cómo ve la vida desde la atalaya de su ancianidad?

- Yo me crié en la España de la dictadura. Ahora estamos en una España en la que están reconocidos los derechos humanos, menos para los no nacidos. Por otro lado, me preocupa la falta de trabajo. Hace falta seguir buscando un trabajo para cada español.

- Finalmente, ¿hacen falta santos en la actualidad?

- Sin duda. Hacen falta buenos santos. Yo por ejemplo… (Risas).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios