Jerez

Expectación vecinal por la alta cota del 'mar interior'

  • Recelo en las poblaciones cercanas al Guadalcacín ante un hipotético desembalse

Los que viven no muy lejos del macroembalse del Guadalcacín, el de mayor capacidad de toda la provincia gaditana, que está situado sobre el río Majaceite, no se imaginaban ni de lejos que algún día ese 'mar interior' alcanzara cotas tan altas de almacenamiento. Pero tres meses ininterrumpidos de lluvias lo han situado en su marca histórica desde su construcción: Está al 89 por ciento de su capacidad, con 713 hectómetros cúbicos de agua embalsada.

Esta circunstancia ha despertado cierta expectación en las poblaciones más cercanas a este pantano, como es la barriada rural de la Junta de los Ríos, en Arcos. Allí viven unas 800 personas y confluyen el arroyo Salado, el río Guadalete y su afluente principal, que es el Majaceite.

Una hipotética subida del pantano de Guadalcacín, fundamental para el regadío en buena parte de la provincia y del que se abastece también la central térmica de Iberdrola, obligaría a tener que aliviar agua por los rebosaderos de la presa (esta infraestructura no tiene compuertas), engordando el caudal del Majaceite.

Algo que está muy lejos para el presidente de la asociación vecinal Caminando Juntos , de la Junta de los Ríos . "Estamos tranquilos. Tenemos dudas de que se llene la presa. Aún le quedan más de cien hectómetros cúbicos y eso es mucho. Si llegara a su capacidad, el agua iría al río Majaceite sin problemas. Un ingeniero de la Agencia Andaluza del Agua dice que el Guadalcacín necesitaría un mes más de lluvias para que se llene", explicó Manuel Fernández.

El caso es que el creciente volumen del embalse más grande de la provincia gaditana ha despertado el interés en las charlas diarias y alguna inquietud .

"Esto no se ha visto nunca. Está uno con las orejas tiesas por lo que podría pasar si hay que desembalsar agua y llega aquí, a la Junta de los Ríos, y va al Guadalate, que tiene que pasar después por la Barca de la Florida, Torrecera, El Torno, La Ina... Además uno te va diciendo que si no tiene compuertas, otro que si tienen que dejar que rebose por arriba", relataba ayer Manuel Bautista, antes de dar cuenta de su café en una venta de la zona. Un segundo después le quitó hierro al asunto. "La gente está tranquila", dice. Como también minimiza el asunto Juan Ramón Alpresa, vecino y uno de los responsables del mencionado establecimiento. "Hay un poco de inquietud. Todos los comentarios son ahora sobre este tema. Pero sabemos que esa infraestructura tiene garantías. Está hecho por unos técnicos que saben lo que hacen", añadió.

En donde sí hay una opinión generalizada de los contertulios de la Venta de la Junta de los Ríos es en el estado de los caudales que confluyen en la zona. Todos se quejan por la "falta de limpieza". "Lo que hace falta son muchas maquinarias y peonadas para limpiar estos ríos, con árboles en su interior, que estorban. Prometen mucho y no hacen nada. Dijeron hace siete años que los iban a limpiar". Son las quejas de Juan, Manuel y Sebastián, tres amigos que reconocían lo insólito del aumento del nivel del Guadalcacín.

"Ahí hay mucho agua metida. Lo que no tiene es que venirse para abajo. Si eso sucede, aquí no hay quien lo cuente. El Guadalete está por aquí raso, sin cuenca, y todo esto lo cogería por delante", explicaba uno de ellos, natural de la Barca de la Florida, quien confesaba que la vega de esa zona lleva dos meses inundada de agua. "Con tanta riada, este año he cogido las naranjas en lo alto del puente", relataba de manera gráfica para explicar el invierno más lluvioso que se recuerda por estos parajes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios