La integran ya 186 familias

Familias Solidarias: una ONG que denuncia y que ofrece recursos

  • La asociación ayudó a una alumna jerezana a cambiar de colegio por sufrir acoso escolar

Un grupo de jóvenes acogidos en el piso que la asociación tiene en Chiclana. Un grupo de jóvenes acogidos en el piso que la asociación tiene en Chiclana.

Un grupo de jóvenes acogidos en el piso que la asociación tiene en Chiclana.

Los bombardeos en pleno corazón de Europa durante la guerra de los Balcanes alumbró una iniciativa en el sur, donde un reducido número de personas de la provincia de Cádiz se arremangaron para ponerle tiritas a la realidad de un conflicto bélico.

Así nació Familias Solidarias para el Desarrollo, en 1996, una pequeña ONG de ámbito andaluz que con una mano denunciaba la vulneración de los derechos humanos en los conflictos y con la otra mano se desplazaba al terreno y ponía en marcha ayuda humanitaria durante la guerra. Una vez acabada, los camiones de más de 30 toneladas de alimentos dieron paso a proyectos de desarrollo en la zona (cooperativa de viveros, de zapatería, de animación para frenar las muertes de menores con las minas antipersonas, de textil, etc.) y acogida de menores que sufrían la guerra, en familias de la provincia deCádiz: más de 3.000 menores llegaron a nuestra tierra.

Y desde los Balcanes se abrieron nuevos escenarios: Palestina, Colombia, Etiopía, Guinea Ecuatorial, Marruecos…

Y la mirada hacia fuera no dejó ceguera ante la realidad en España, y en 2014 pusieron el foco en los más de 3.600 niños y niñas que residían en centros de menores, porque necesitaban una respuesta de las familias andaluzas. Y esta asociación movilizó a nuevas familias acogedoras y adoptivas, de manera que hoy son 186 las familias que integran la asociación Familias Solidarias para el Desarrollo en la provincia, quienes acogen a menores que encuentran un hogar en el seno de una familia, que no solo cuidan sino que tratan de darles estabilidad y futuro para paliar el daño y sufrimiento que la vida les ha hecho experimentar.

Los niños y niñas que proceden del sistema de protección de menores vienen con mucho daño (abandono, maltrato, abusos sexuales…) y tratan de aliviarlo desde las familias de acogida ofreciendo referentes alternativos; pretenden que sepan que van a estar aquí mientras sus familias se recuperan o en su defecto existen padres y madres que les van a cuidar y apoyar para buscar un futuro esperanzador, según señala el presidente de la asociación, Juan Molina. Estos niños y niñas son invisibilizados por nuestra sociedad, al igual que los jóvenes cuando salen de los centros.

Familias Solidarias pone en marcha actuaciones apoyando, no solo a menores en desamparo, sino sensibilizando a la población sobre la necesidad de acogimiento, acompañando las necesidades que presentan las familias acogedoras y adoptivas, apostando por las familias biológicas de estos menores, ayudando a las familias externas que se hacen cargo de estos niños. Y abriendo los brazos a cualquier menor o familia que viva una situación de lesión de sus derechos, como es el caso del acoso escolar, donde esta ONG también se vuelca apoyando en el periplo por el que transitan las familias cuando ocurre este tipo de cosas en el ámbito escolar.

Sin ir más lejos, esta asociación ha mediado en el caso de la alumna jerezana que se ha llevado tres meses sin acudir al colegio por sufrir, según aseguraba a su madre, acoso escolar. Al final, gracias en parte a la mediación de la asociación Familias Solidarias, logró plaza en otro colegio para acabar el curso escolar.

Familias Solidarias, además, se moviliza para formar a profesionales de los distintos sectores que intervienen con los niños y niñas en desamparo. El pasado 6 de abril, sin ir más lejos, se congregaron en el Campus de Jerez más de 200 profesionales, 150 familias y más de 180 menores, en torno a las II Jornadas Multiprofesionales sobre Acogimiento y Adopción organizadas por la ONG.

Y también esta ONG ha abierto los ojos “ante una realidad que actualmente no se está afrontando desde la Administración: los menores, cuando cumplen su mayoría de edad, son vomitados desde los centros a la calle, sin recursos materiales ni económicos, sin apoyos personales, en busca de un albergue o del suelo como almohada”, señala Juan Molina.

Familias Solidarias ha abierto un recurso en Chiclana, un piso que alberga a través del proyecto ‘Emprendiendo el Vuelo’ a 13 jóvenes que celebraron el día que cumplieron 18 años con una mochila y el mundo abierto sin rumbo. Y si esto es una situación injusta para jóvenes de nuestro país, cuando salen de los centros, el problema se complica, aún más, cuando se trata de un menor extranjero que llega en patera o en los bajos de un camión.

“En más ocasiones de las que creíamos, salen, sin papeles, sin tarjeta sanitaria, sin un itinerario de formación pre laboral de los centros y nuestra ONG se pone a disposición de estos jóvenes para apoyarles, ofreciéndoles una vivienda, regularizando su situación legal, atendiendo su estado de salud y procurando insertarlos laboralmente. No solo damos de comer y alojamos, sino que buscamos que cuanto antes se puedan valer por ellos mismos e integrarse como ciudadanos de pleno derecho en nuestra sociedad”, según comenta Juan Molina.

El presidente de esta entidad filantrópica añade que “este piso lo gestionamos y no contamos con subvenciones, solo con apoyos de pequeñas donaciones de familias de nuestra asociación y 3000 euros este año por parte de Diputación, y sin embargo tenemos un gasto mensual de 1.800 euros para el alquiler, luz , agua, alimentación, vestimenta y desplazamiento de estos 13 jóvenes”.

Familias Solidarias es pequeña en recursos humanos, cuenta con 15 personas voluntarias, no dispone de medios económicos, pero denuncia, promueve cambios en la legislación autonómica para mejorar el sistema de protección de menores y jóvenes extutelados por la Junta presentando iniciativas y alegaciones, atiende a familias acogedoras y adoptivas, crea recursos para jóvenes que salen de los centros y sobre todo promueve una sociedad más justa y con más oportunidades para la población más vulnerable: menores y jóvenes desamparados.

Su teléfono de contacto es 661 30 88 66 y el correo electrónico es asfamiliasolidariasgmail.com.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios