Jerez, tiempos pasadosHistorias, curiosidades, recuerdos y anécdotas

Fernández Bañuls, un estudioso del flamenco, enamorado de Jerez

  • Catedrático de Literatura y gran estudioso del flamenco, tenía familia en Jerez, le gustaba el cante de Jerez y dio en Jerez, en 2007, una magistral lección sobre la copla flamenca.El profesor Juan Alberto Fernández Bañuls, en una imagen de archivo. (FOTO: Jaime Martínez)

EN Sevilla, donde residía, ha muerto, coincidiendo con la terminación del funesto año que se nos acaba de ir, un hombre culto, gran estudioso del flamenco, erudito de sus coplas y, sobre todo, cabal enamorado de Jerez y del cante de Jerez, licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad Hispalense, que solía venir a Jerez, como si viniera a su casa, ya que aquí tenía familia en la calle Puerto, donde una vez estuvimos con él, acompañándole.

Se llamaba Juan Alberto Fernández Bañuls y, a pesar de su segundo apellido, de origen catalán, era andaluz hasta la médula, y uno de los creadores de la Fundación Machado, para el estudio de la cultura tradicional de Andalucía, de la que fuera vicepresidente y gran impulsor.

Catedrático de Literatura, en activo, Juan Alberto Fernández Bañuls, con el que me unía una sincera y vieja amistad, vino a Jerez, invitado por la Cátedra de Flamencología, para exaltar nuestros más populares cantares, en la segunda edición de la Fiesta de la Copla Flamenca, celebrada en el patio del Centro Andaluz de Flamenco, el 21 de mayo de 2007, en un brillante acto que contó con las ilustraciones del buen cante de Diego Agujeta, acompañado a la guitarra por Alberto San Miguel.

Fue una noche sensacional y muy completa, en la que todos los que tuvimos la oportunidad de asistir a ella gozamos con la sabiduría literaria de Fernández Bañuls, en su doctoral disertación sobre los orígenes y la lírica del cante andaluz, jondo o flamenco; ya que el erudito profesor supo dar una magistral lección sobre una materia que dominaba totalmente y sobre la que poseía los más profundos conocimientos, fruto de sus muchos estudios; exponiéndola a los numerosos asistentes, que llenaban el patio del CAF con la mayor soltura y sencillez, para que fuera mejor entendida y aprovechada por todos.

Una noche memorable, que los que asistimos a la doctoral disertación del querido y admirado maestro difícilmente olvidaremos. Porque Fernández Bañuls llevaba años dedicado al estudio de los cantares jondos, habiendo publicados numerosos artículos sobre el flamenco y la cultura tradicional andaluza; entre ellos dos importantes libros, "La poesía flamenca. Lírica en andaluz", editado en Sevilla, en 1983, y "Joyero de coplas flamencas (Antología y estudio", editado en Madrid, en 1995. Dos libros imprescindibles para el conocimiento de algo tan enraizado en la cultura andaluza, como son nuestras viejas coplas flamencas.

Intentar traer aquí el currículo del ilustre profesor de literatura, sería labor ímproba, pero bástenos recordar que, aparte ser catedrático en activo, Juan Alberto Fernández Bañuls había sido asesor de programas flamencos de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, en el periodo comprendido entre los años 1990 a 1994; asesor cultural de la RTVA, codirector, coguionista y presentador del programa "Caminos flamencos", allá por los años ochenta, uno de los cuales grabó en la Cátedra de Flamencología, acompañándonos en dicha ocasión ese gran maestro del mejor cante de Jerez que se llama Juan Romero Pantoja "El Guapo".

Otras actividades, relacionadas con el flamenco fue la de director del seminario "Estilos y dinastías del cante flamenco", desarrollado en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, en 1985; y en el mismo año la de guionista y asesor de la serie "Flamenco", para la Consejería de Educación y Ciencia de la Junta de Andalucía, codirigiendo la IV Bienal de Arte Flamenco y coordinando la edición de la obra completa del cantaor Antonio Mairena, publicada en 1992 por la Consejería de Cultura.

La gran experiencia de Fernández Bañuls, en el estudio de la copla flamenca, y su erudición sobre nuestros cantes, le llevaría a participar en eventos como el congreso internacional sobre lírica oral, celebrado en Alcalá de Henares, en 1998; ser profesor invitado en unos cursos de verano, celebrados en Marruecos y a presidir el jurado de la primera bienal de arte flamenco, celebrada en la capital de Japón, en 1987. Aparte otras muchas actividades que desarrolló, en ámbitos universitarios, y como guionista de televisión, siempre alrededor del flamenco y sus coplas.

Con Juan Alberto Fernández Bañuls compartí profesorado en unos cursos de verano sobre flamenco, que celebró la Universidad Complutense, de Madrid, en El Escorial, y ambos mantuvimos interesantes conversaciones sobre nuestros cantes; recordando alguna que otra amena tertulia en la que me hablaba, siempre, con entusiasmo de su origen jerezano y de lo mucho que le gustaban los cantaores de Jerez, especialmente el mítico Manuel Torre, uno de sus ídolos favoritos.

Asparte su pasión por el flamenco y sus coplas, el admirado profesor sevillano, tenía publicados otros muchos trabajos sobre literatura andaluza, especialmente sobre la poesía de Bécquer y de Luis Cernuda; amén de un interesante libro sobre "Semana Santa. Fiesta y rito de Sevilla". La personalidad doctoral de Fernández Bañuls, adornada con tan vastos conocimientos, deslumbró en Jerez, cuando tuvo a su cargo la exquisita pieza oratoria de exaltación de la Fiesta de la Copla de 2007. Y de su talento, de sus estudios y afanes intelectuales, sus amigos esperábamos todavía mucho, cuando la muerte ha venido a sorprenderle, de forma tan inesperada, a los sesenta y dos años de edad.

Catedrático, estudioso, curioso investigador de nuestras tradiciones, entre las que también contaban nuestros viejos romances y todo el folclore infantil de juegos y canciones, de los que se me declaró especialmente interesado, la noche que estuvo en Jerez, por última vez, hace poco más de año y medio, el admirado maestro había querido seguir los pasos del padre de los hermanos Machado, el primer flamencólogo y folclorista andaluz, que inmortalizó el seudónimo de "Demófilo" - amigo del pueblo -, en las postrimerías del siglo XIX, recolectando las primeras coplas que publicó en 1881, tomadas en su mayoría de boca de un viejo cantaor jerezano, apodado Juanelo.

Dios tendrá ya a Juan Alberto Fernández Bañuls, junto a su admirado don Antonio Machado y Alvarez, dando ahora sus clases de literatura flamenca, en la celeste y eterna universidad de quienes supieron apreciar y amar las costumbres y tradiciones del pueblo andaluz, como él las amó, con tan delicado espíritu y sensibilidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios