Jerez

Finaliza la campaña del Proyecto Eremita con el anillamiento de 33 pollos

  • Todos han nacido este año en las dos principales colonias de reproducción que hay en la Janda

Momento del anillamiento de uno de los pollos.

Momento del anillamiento de uno de los pollos.

El programa de reintroducción del ibis eremita (Geronticus eremita) en la comarca de la Janda acaba de terminar con el anillamiento científico de los pollos nacidos este año en libertad. En total se han anillado un total de 33 pollos nacidos en las dos principales colonias de reproducción que esta especie tiene en la comarca de la Janda. El Proyecto Eremita es conjunto entre el Zoobotánico-Ayuntamiento de Jerez y la Junta de Andalucía.

La colonia de la Barca de Vejer puede considerarse la principal colonia con su pared rocosa donde nidifican los ibis eremitas cada año. Este lugar es bien conocido por los aficionados a la ornitología ya que frente a la colonia de cría hay un observatorio donde se pueden observar y estudiar el comportamiento reproductor de esta ave. Aquí se han anillado 20 pollos.

La segunda colonia de cría se encuentra localizada en la playa del Palmar en Conil en una torre almenara que ofrece huecos interiores apropiados para la construcción de los nidos. Los pollos anillados en esta torre han sido 13.

El delegado de Protección Animal, Rubén Pérez Carvajal, ha destacado el gran trabajo realizado por los técnicos de la Junta de Andalucía y el Zoobotánico una vez más y ha recordado que el Proyecto Eremita tiene como objetivo establecer otra población sedentaria, estable y autosuficiente en la provincia de Cádiz como herramienta de conservación de la especie.

Para realizar el anillamiento y chequeo los pollos son bajados al suelo, desde sus nidos, por los técnicos. Un equipo multidisciplinar procede a su examen veterinario, toma de muestras, peso, anillan y en algunas aves colocan un transmisor GPS que indicará las posiciones de las aves marcadas en sus movimientos diarios. Por su parte, el anillamiento científico de una anilla metálica y otra plástica con código alfanumérico permitirá identificar a distancia a cada individuo.

Toda la información que genera las observaciones de los ejemplares a lo largo del año y el seguimiento de sus movimientos sirve para estudiar su comportamiento y entender mejor su biología de forma que puede ayudar a la conservación de la especie. Cabe recordar que la última población natural que existe en el mundo se encuentra en el suroeste de Marruecos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios