Rehabilitación

Fuente seca, un trago de patrimonio

  • El primer surtidor de agua de la ciudad y la ermita que lo acompaña están en proceso de rehabilitación y recuperación. Espacios que guardan una historia, en gran parte, desconocida

Comentarios 6

Los azacanes se afanaban en llevar agua a los jerezanos que les pagaban por disfrutar de este bien. A mediados del siglo XVI, el primer agua que beben los jerezanos de manantial es la que sale de los caños de la fuente de la Alcubilla. Hasta entonces, o bien se bebía de pozo o se recurría a esos aguadores para que fueran a las otras fuentes que había cerca de Jerez. Tras muchos intentos de canalizar el líquido, a partir de 1543 se construye una conducción desde Los Albarizones a la zona.

Allá por el año 2000, cuando los 'gigantes de ladrillo' no habían llegado aún a la Ermita de Guía, era el deseo del Consistorio que la zona que rodea este patrimonio fuera verde, muy verde, sin hormigón. Para conseguirlo, había que mantener conversaciones con inmobiliaria Osuna, propietaria de muchos metros alrededor, que finalmente proyectó y edificó sus altos objetivos. Un espacio que, si no fuera por la labor de la Hermandad del Perdón, "se habría perdido del todo", apunta el historiador Manuel Romero Bejarano.

Porque nunca fue este lugar, que era un barrizal, un espacio elegido por los jerezanos para vivir. De hecho, por el tipo de terreno, había muchas ladrilleras en la zona. Hasta los agustinos se mudaron del monasterio 'de guía' que allí se encontraba a San Agustín, hartos de que por las lluvias y la que allí se liaba no acudieran los vecinos al culto. Quedó entonces la ermita dedicada a San Isidro, pagada por el Ayuntamiento, y la fuente.

Cuenta Romero que en 1861, la ermita de San Isidro (o de Guía, como también se conoce) fue vendida a un particular. En el inmueble se instaló una fábrica de aguardiente, luego una cuadra y luego la familia González fundó allí una escuela y reabrió el templo, pero en breve regresó el abandono. Lo único que perduró fue una tapia que construyeron alrededor y aquello quedó desierto hasta los años ochenta, en que sirvió de sede al Club de Fútbol Soberano y, por último, de chutadero. Tras una permuta de terrenos, la pequeña y vilipendiada iglesia y la fuente seca pasaron a propiedad municipal. Entonces se entregó el inmueble a la Cofradía del Perdón y se proyectó la construcción de viviendas en un sector importante de la parcela. Dichas obras sacaron a la luz la Calzada de Guía del XVI.

Ahora, ermita y fuente están en proceso de recuperación, rehabilitación, a través de una serie de actuaciones que está llevando a cabo el Ayuntamiento. Por un lado, en la ermita, que data de siglo XVII, se está desempeñando la reparación del solado y la impermeabilización de los aleros que reciben las aguas de la bóveda de cañón, así como un tratamiento de mineralización de la base de los muros para evitar las humedades ascendentes de capilaridad.

En la fuente se está desarrollando la restauración de lo que es la fábrica, muy deteriorada y erosionada, además de llevar muchos años abandonada. Se están reponiendo los ladrillos de gotera de las cornisas, las piedras fracturadas, se están recomponiendo los pináculos con barras de fibra de vidrio, un elemento ornamental muy típico del Renacimiento al Manierismo, a comienzos del Barroco. "También se han retacado algunas de las piezas de piedra que faltaban, con la misma piedra de San Cristóbal y se utilizarán productos para evitar que la falta de mantenimiento haga que crezcan las hierbas", cuenta el arquitecto municipal Manuel Barroso. Las dos lápidas, en las que se habla de las restauraciones de la fuente, están siendo recuperadas también: en 1555 ya existía una primera fuente, en 1595 se reconstruye y en 1670 se repara, dicen. "Lo que vamos a tratar también -añade- es de recuperar los pavimentos que están documentados por los arqueólogos y que se encuentran junto a la fuente, como un enchinado original. Y que todo esto sirva para poder interpretar y poner en valor este espacio y que el que se acerque aquí sepa cómo funcionaba la fuente. Lo ideal es que hubiera un panel que lo explicara todo, como la pila que falta, o la alberca que creemos que había aquí al lado y en la que bebían los animales". La fachada se va a picar y se volverá a revestir. Alrededor de la zona también se está excavando para comprobar si hay algo que merezca la pena dejar a la vista. Unas obras que estarán concluidas a finales de mes.

"La fuente que existe hoy no es la original, hubo otra anterior que se arruinó y a comienzos del XVII se hace la actual, por Cristóbal de Rojas. De hecho, en Sanlúcar, el remate de la iglesia de Santo Domingo es igual que el de esta fuente", explica Romero. Un terreno malo, arcilloso, que venía muy bien para la ubicación del surtidor ya que se encontraba en un desnivel bajo respecto a Los Albarizones. La fuente estuvo funcionando hasta 1869, año en que se inaugura la traída de aguas del Tempul, "y ya entonces deja de tener sentido esta construcción porque, para empezar, no estaba siquiera en las calles de Jerez, porque la ciudad acababa en la Puerta del Arroyo. La gente tenía que venir hasta aquí a por agua". Las tuberías eran como tejas, atanores que se engarzaban unos con otros y que se partían por la fuerza de las raíces de los árboles, o los propios agricultores las rajaban para regar sus campos. "Un problema continuo -apunta el historiador- que dejaba a la fuente sin agua en numerosos ocasiones y el Ayuntamiento tenía que estar pagando albañiles cada dos por tres. Hay noticias incluso que hablan de que como el caudal en verano era escaso, hubo que contratar a un guarda para evitar peleas entre los vecinos. A alguno "lo descalabraron", cuenta un documento".

Con la llegada de las edificaciones que rodean la ermita hace más de un lustro, no quedaba otra cosa que "entonar un réquiem", como dijo en su día un defensor del patrimonio, ante la que se avecinaba. Hoy, bloques sin terminan arriman su sombra a la historia. Oscuridad que ve algo de luz con estas nuevas intervenciones contra el olvido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios