Jerez

González Byass resucita casi dos siglos después la 'Tintilla de Rota'

  • La bodega saca al mercado un tinto dulce de esta uva casi extinguida en el Marco y que Finca Moncloa rescató en el 2000 para el coupage de sus vinos de la Tierra de Cádiz

Comentarios 1

Primero fue el 'Tío Pepe en rama', luego la colección de 'Finos Palmas' y ahora el tinto dulce de 'Tintilla de Rota'. González Byass mantiene su apuesta por la tradición con el lanzamiento de vinos de elaboración artesanal y producciones muy limitadas en un tributo a los orígenes de la bodega, que en el primer libro de inventario de la compañía -entonces González Dubosc-, con fecha de diciembre de 1841, refleja entre sus existencias 18 1/4 arrobas de 'Tintilla de Rota', a un precio de 50 reales de vellón cada una.

La incursión de los González en el mundo de los tintos a través de Finca Moncloa permitió rescatar a principios de la década de los 2000 esta variedad de uva, casi extinguida en el Marco por la expansión del monocultivo de la palomino frente a otras varietales menos productivas y rentables, y que hasta ahora se empleaba en el coupage de los tintos de la Tierra de Cádiz, aunque con una presencia testimonial.

La singularidad de la 'Tintilla' animó a los responsables de Finca Moncloa, con su director Jaime Carvajal al frente, a experimentar con la elaboración de un dulce natural por el método tradicional del siglo XIX, época de la que se conserva la etiqueta más antigua conocida de este vino, que se embotelló con motivo de la visita a Jerez de la reina Isabel II, quien a incorporó el vino a su bodega particular.

La bodega no descarta la posibilidad de volver a ser proveedor oficial de la Casa Real española, aunque antes hay que consolidar un proyecto que arranca con una producción de apenas 690 botellas de medio litro, de las que 300 van destinadas al mercado nacional, 240 al exterior y 150 se reservan para la tienda de la bodega y catas.

El nuevo, pero viejo vino, es de la cosecha de 2009 y tiene una crianza de 18 meses en barrica y la producción siempre será limitada, ya que de las 42 hectáreas de viñedo de Finca Moncloa, la 'Tintilla de Rota' ocupa poco más de tres hectáreas, explica Carvajal, quien anuncia que para marzo saldrá la segunda añada, en este caso de 2011, con una producción también limitada de, aproximadamente, el doble de botellas que la edición de lanzamiento y un envejecimiento mínimo en barrica de 12 meses.

"Estamos recuperando una tradición perdida de la bodega, un vino que tuvo mucha fama y éxito que se vuelve a elaborar conforme al método tradicional, por el que la uva se vendimia a mano y se solea por unas 60 horas hasta que alcanzar los 23 grados baumé", explica el director de Finca Moncloa. "Posteriormente -prosigue Carvajal-, se despalilla y estruja para dejar que comience la fermentación, hasta que a los cinco o siete días alcanza los 4 ó 5 grados de alcohol, cuando se descuba y se prensa la pasta".

El vino resultante se fortifica con el añadido de alcohol vínico hasta los 15 grados, motivo por el que no puede considerarse un tinto de la Tierra de Cádiz ni un vino de Jerez, pues aunque en estos últimos se acepta el fortificado, la 'Tintilla de Rota' no está reconocida entre las variedades amparadas por la Denominación de Origen.

El resultado, por tanto, es un vino tinto dulce muy apropiado para los postres y para el acompañamiento de quesos, un caldo singular que presenta en nariz aromas a higos, pasas y minerales, mientras en boca penetra de forma muy agradable por su magnífica acidez, ilustra Carvajal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios