Tribunales

Los seis hijos varones de José María Ruiz-Mateos deberán entrar en prisión

  • La Audiencia Provincial de Baleares les niega la suspensión temporal de la condena

José María Ruiz-Mateos posa con sus seis hijos varones. José María Ruiz-Mateos posa con sus seis hijos varones.

José María Ruiz-Mateos posa con sus seis hijos varones.

Comentarios 2

La Audiencia Provincial de Baleares no libra de momento de la cárcel a los seis hijos varones de la familia Ruiz-Mateos, Zoilo, José María, Alfonso, Pablo, Francisco Javier y Álvaro. La Audiencia Provincial ha denegado a los descendientes del difunto empresario jerezano José María Ruiz-Mateos la suspensión temporal de su condena de dos años y medio de prisión mientras se tramita su petición de indulto al Gobierno, el último recurso que les queda para ser absueltos por la estafa en la compra del hotel Beverly Playa Peguera en Mallorca, según publica ‘El Mundo’.

Los hermanos Ruiz Mateos solicitaron días atrás al máximo órgano judicial balear que dejara sin efecto su encarcelamiento durante el tiempo que el Gobierno estudie si les concede o no el indulto. La Audiencia ya ha contestado y lo ha hecho denegando ese aplazamiento y confirmando que deben ingresar en la cárcel como ejecución de la condena que les impuso el Tribunal Supremo, que confirmó su culpabilidad aunque rebajó notablemente el castigo, de entre cinco y seis años a dos y medio, al considerar que la estafa no había sido agravada. Precisamente, los seis hermanos reclamaron el indulto basándose en esa rebaja de la pena.

La negativa de la Audiencia Provincial no significa el ingreso automático en prisión de los seis hermanos Ruiz-Mateos, ya que les queda la opción de interponer un recurso de súplica a esta decisión. Sin embargo, todo apunta que ese previsible recurso tiene muy pocas posibilidades de prosperar y que no van a poder evitar la entrada en prisión.

Los seis hermanos fueron denunciados por el anterior propietario del hotel Beverly Playa Peguera y por la Fiscalía por entender que habían fingido solvencia a la hora de adquirir el hotel con avales personales, hipotecándolos y rehipotecándolos luego para seguir manteniendo la apariencia de posibilidades económicas de la empresa Nueva Rumasa.

Como consecuencia de esa denuncia, los seis hermanos fueron condenados a penas de entre 5 años y 11 meses y 6 años y medio de prisión por un delito agravado de estafa y otro de alzamiento de bienes. Sin embargo, con posterioridad el Tribunal Supremo rebajó a dos años y medio de prisión la condena que la Audiencia de Palma impuso a los seis hermanos. El Supremo anuló el delito de alzamiento de bienes y dictaminó además que no concurrió uno de los agravantes del de estafa, el referido a haber cometido el delito con abuso de las relaciones personales entre víctima y defraudador aprovechando el crédito empresarial o profesional de la familia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios