Coronavirus en Jerez Horeca lamenta que algunos clientes no hagan caso de las normas

  • “Se han dado casos de cambios de sitio de las mesas de las terrazas y empeños en consumir de pie”, alerta la patronal

Terraza del bar 'La Jarrita', ayer en las Torres de Córdoba. Terraza del bar 'La Jarrita', ayer en las Torres de Córdoba.

Terraza del bar 'La Jarrita', ayer en las Torres de Córdoba. / Vanesa Lobo

Antonio de María, presidente de la patronal hostelera Horeca, destaca que pese a que han pasado ya nueve días desde que se permitió la apertura de las terrazas el sector no puede estar satisfecho con los resultados. De un lado, De María apunta que “entre lo positivo está que el Ayuntamiento de Jerez ya ha dado las normas para ampliar las terrazas, las cuales ya se las hemos enviado a todos los asociados”. Entre los requerimientos se encuentra remitir a Urbanismo nuevos planos, en los cuales se muestre a la Administración local cuál será la nueva ubicación de la misma así como una declaración responsable. Si es así y se puede finalmente ampliar la terraza y es posible tener un poco más de éxito. Es muy difícil que tengas un negocio programado para funcionar de una forma y, de repente, debas hacerlo de forma radicalmente distinta”.

A este respecto De María es especialmente gráfico al destacar que “una cosa es que levantes un negocio ‘mirando’ tanto al interior como al exterior del mismo y de repente te veas con el cero por ciento en el interior y sólo un 50% fuera”. El presidente de Horeca en la provincias es igualmente directo cuando destaca que hay muchos propietarios de bares que han abierto por meras cuestiones de supervivencia, e incluso por otras más baladíes como pueden ser “no estar más tiempo de brazos cruzados en casa, para calentar los motores de las máquinas del negocio para que no se estropeen o simplemente echar a andar tras más de dos meses en el dique seco”.

Para Horeca, “las actuales medidas no hacen viable a la hostelería” e igualmente lamenta que “en muchos casos ha faltado la colaboración por parte de los clientes”. Entre los problemas que genera la clientela en las terrazas durante estos tiempos de coronavirus se encuentra, por ejemplo, “que hemos recibido quejas de negocios en los que se ha cambiado la ubicación de las mesas o personas que se empeñan en consumir de pie, algo que no puede hacerse. Esto no puede ser”. Desde Horeca no hay quejas hacia las fuerzas del orden. “Los empresarios le ponen toda el alma para cumplir las normas, se le pone interés máximo al tema pues no en vano son los empresarios los primeros interesados. Y es cierto, la Policía ha tenido que intervenir porque no se estaba cumpliendo con la legalidad”.

A este respecto cabe señalar que en relación a los artículos publicados los días 12 y 13 de mayo, D. Ismael Sánchez, en ejercicio de su derecho a la rectificación, quiere hacer constar que el Bar “La Jarrita” no ha sido cerrado y continúa abierto al público, operando con normalidad dentro de los límites del aforo establecidos. El pasado lunes 11 de mayo unidades de la Policía Local efectuaron una Inspección en la que ordenaron desmontar unos veladores que excedían de los límites establecidos en esta fase de la desescalada del estado de alarma, así como a reducir la presencia de público para adecuarlo a tales límites, lo que llevó a cabo sin incidentes, no imponiéndose sanción alguna al titular del establecimiento.

De otro lado, cuando Jerez llegue a la Fase 2 el interior de los negocios quedará abierto, será accesible al 40%. Los vaivenes del Gobierno de la nación y la poca definición de sus normas y de las publicaciones del BOE son objeto de crítica nuevamente. “Siguen sin aclarar si se refieren al 40% del aforo, de las mesas, de los metros útiles o del número de sillas. En cualquier caso -añade de María- va a suponer que sigamos limitados. Es decir, fuera en la terraza puedes trabajar al 50% y dentro al 40%. El negocio estaría en el mejor de los casos funcionando al 45%. Pero es que los negocios se disponen para trabajar al 100%. Los alquileres se pagan al 100% independientemente del grado de apertura de que disfrutes”. De María recuerda igualmente que “los salarios y los seguros están estudiados para el 100% pero los gastos siguen en lo más alto. En esta situación el resultado es claro: ruina”.

De otro lado, las declaraciones del ministro de Consumo, Alberto Garzón, sobre el leve impacto de la industria turística en la sociedad no han caído en saco roto en el sector hostelero provincial. “Han sido unas declaraciones nada afortunadas. Imaginamos -destaca De Mafría- que estaría pensando en grandes fábricas repletas de maquinaria. El ministro se equivoca, eso hoy en día no se lleva. Con el turismo precisamente hemos dado con la clave: es una industria blanca que da trabajo en todo el territorio, todo el mundo participa del sector, desde el más humilde al más importante y resulta que además es una locomotora económica que genera riqueza para todo el mundo y no para tan sólo unos pocos. Como poco me resulta curioso que esta industria blanca y poco contaminante sea criticada por un ministro de izquierdas. Es muy llamativo”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios