Balance de la Feria del Caballo

Hosteleros apuestan por la supresión del domingo

  • El consumo de jamón y marisco de calidad cae a la mitad respecto a la anterior edición La masiva entrada de público en el González Hontoria se retrasó hasta bien entrada la tarde

Comentarios 33

Los hosteleros consultados por este medio lo tienen claro de forma meridiana: "No tiene sentido mantener la Feria del Caballo abierta en domingo cuando la actividad es prácticamente nula". Las voces que se alzan para solicitar una ceremonia de alumbrado en sábado son numerosísimas.

"En general el domingo es un día de pinchazo, pues la Feria se acabó el sábado de madrugada. Y creo que al 98% de los caseteros les pasa lo mismo", destaca Juan Carlos Carrasco.

Pepe Muñoz 'Rody' dice tres cuartos de lo mismo: "Ese domingo no sirve para nada. Hay que volver al primer domingo, o empezar el martes y que el lunes tras el fin de la fiesta fuera de resaca como pasa en todos lados".

"Habría que plantearse -dice Juan Luis Román- que la Feria sea de sábado a sábado ¿Por qué no?", se preguntaba el dueño de la caseta 'Shema'. El hostelero Antonio Molinillo 'Moli' es de la misma opinión: "Inaugurando en sábado daríamos dos fines de semana a los hoteles y al turismo, los caseteros harían más negocio y el segundo domingo quedaría para eso, para descansar y recoger".

Partidos como Foro Ciudadano y hasta empresas de distribución solicitaron ayer cambios a este respecto. Los segundos destacaron incluso que "no tiene sentido mantener los camiones de recogida fuera del Real hasta la una de la mañana cuando dentro la fiesta ha muerto y no queda nadie".

En lo que respecta a lo económico, destacar que vuelve a cumplirse el dicho que señala que Cada uno cuenta la feria como le va. La de 2013 ha sido una de esas ediciones en las que sacar conclusiones es complicado. Nadie se ha quejado de la afluencia de público, que ha sido altísima, aunque sí del dinero que llevaban en los bolsillos. Se ha vendido muchísimo, pero no ha generado el mismo rendimiento económico.

El conocido hostelero Juan Carlos Carrasco destacó el referido "corto gasto", la "gran afluencia de extranjeros" y "las noches de mucha gente gracias a los precios económicos que se han podido encontrar". A la hora de dar cifras, Carrasco es tajante: "El año pasado corté 19 jamones y éste nueve. La gente se ha olvidado del jamón y del marisco, del que de 120 kilos he pasado 50".

Por su parte, para Juan Luis Román, "la gente ha ido buscando donde gastar el dinero cortito que traía. Yo he visto que la gente tenía ganas de Feria y ha gastado más que el año pasado".

Otro conocido hostelero es Pepe Muñoz, 'Rody', que ha visto la Feria "en el orden del año pasado, quizás un poco más baja. Ha sido una gran fiesta para el vino pues el hecho de tenerlo granizado ha calado. También ha sido buena (dice con ironía) para los agricultores, pues tortillas de papas y pimientos se han vendido a montones".

Para terminar, Faustino Rodríguez, del 'Bar Juanito', destacó a este medio la alegría de los jerezanos cuando acudieron la semana pasada al recinto ferial. Los resultados de la cita anual "han sido satisfactorios -apunta Faustino- porque, yo al menos, he vendido un poquito más que en 2012. Puse la media de Tío Pepe a 5 euros y además servida en cristal y ha funcionado". Lo que le ha sorprendido "ha sido la hora de entrada en la Feria, la cual se ha producido más tarde que en anteriores ediciones".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios