Jerez

El Instituto San Telmo reconoce la trayectoria de Montesierra

  • Otorga el Premio Familia-Empresa de la provincia a la familia Martín, dedicada al sector del cerdo ibérico en Jerez desde 1977

José Manuel Martín junto a su hija Loreto, bajo los jamones de cerdo ibérico en la planta de Jerez. José Manuel Martín junto a su hija Loreto, bajo los jamones de cerdo ibérico en la planta de Jerez.

José Manuel Martín junto a su hija Loreto, bajo los jamones de cerdo ibérico en la planta de Jerez. / miguel ángel gonzález

"En una empresa familiar lo más importante es mantener la unidad de la familia". José Manuel Martín lleva a gala esta máxima en Montesierra, empresa afincada en Jerez desde 1977 que se dedica en exclusiva al cerdo ibérico galardonada por el Instituto Internacional San Telmo en la edición de este año de los Premios Familia-Empresa.

La familia Martín, que integran José Manuel y su esposa Loreto Villar, junto a sus tres hijos Loreto, Vega y José Manuel, comparte el premio con todos los que contribuyen al éxito de Montesierra, motivo por el que el próximo jueves 5 de julio asistirán a la ceremonia de entrega en Málaga acompañado de empleados y colaboradores de la empresa, unas veinte personas en total a las que quieren hacer partícipe de este reconocimiento.

Lo más importante en una empresa familiar es mantener la unidad de la familia"

Martín alimenta la buena relación con los trabajadores, idea que ha inculcado en sus dos hijos vinculados al negocio -Loreto y José Manuel-, porque "una empresa la hacen todas las personas que trabajan y colaboran". La gran familia de Montesierra está muy satisfecha con la concesión de este galardón, que según José Manuel Martín, es "un incentivo para seguir trabajando y luchando". "Una empresa familiar crece poco a poco con mucho esfuerzo y dedicación", asegura el director gerente de la cárnica, que desarrolla su actividad entre Jerez y Jabugo.

José Manuel Martín se acuerda mucho de sus antecesores que iniciaron la actividad en Salamanca, en particular de su padre homónimo, que en 1977 adquirió en Jerez el antiguo matadero La Constancia para constituir la sociedad mercantil Hijo de Teodoro Martín, SA.

José Manuel padre apostó por Jerez, donde empezó de cero tras la grave crisis que le llevó a desprenderse del centro de producción de Salamanca y de casi todas las propiedades del sector agropecuario. El tiempo le dio la razón y ya en el 89, tras su fallecimiento y con su hijo al frente, el negocio cambió su nombre por el de Montesierra.

A mediados de los noventa, la familia Martín adquirió una antigua industria en Jabugo, donde el año pasado realizaron una fuerte inversión para ampliar su capacidad de curación de los jamones.

Entre tanto, en el año 2000 Montesierra abrió al público en la planta de Jerez la primera tienda de venta directa al público, iniciativa con la que el director gerente explica que buscaban un contacto directo con los consumidores para conocer de primera mano sus gustos e impresiones.

La empresa cuenta en la actualidad con tres tiendas y dos mesones entre Jerez y Jabugo, detalla Martín, quien explica que en los últimos años también han realizado un importante esfuerzo para diversificar con la compra de granjas y ganado para controlar la materia prima.

"Empezamos con 15 trabajadores y ahora estamos en 150 entre todas las líneas de negocio", indica el director gerente antes de señalar que "la máxima de la familia es elaborar productos de la máxima calidad y de forma artesanal, cuidando de la unidad de la familia, que es fundamental para una empresa familiar".

Precisamente, esa unidad les ha hecho superar duros momentos, como el que sufrieron en el año 98, en el que con apenas dos meses de diferencia perdieron la vida un hermano de José Manuel Martín, en accidente de tráfico, y su madre.

José Manuel Martín está muy agradecido a Jerez y, "aunque soy salmantino pues me vine con 26 años de edad, también soy jerezano y aquí me voy a quedar".

Los Premios Familia Empresa se instauraron en 1998 y se otorgan como reconocimiento social a familias empresaria que se distinguen por su comportamiento y sus valores ejemplares. Más de un centenar de empresas familiares han sido premiadas hasta la fecha por el Instituto Internacional San Telmo, que también viene a destacar con estos galardones la importancia de las empresas familiares en la economía y en la sociedad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios