Educación Intenso trabajo en el nuevo instituto a un mes para comenzar el curso

  • Las obras del futuro centro educativo de la zona de La Granja y San José Obrero se han acelerado en las últimas semanas con turnos de tarde e incluso en algunos días festivos

Una imagen de uno de los accesos al nuevo instituto

Una imagen de uno de los accesos al nuevo instituto / Manuel Aranda

A un mes exacto para que comience oficialmente el curso escolar en EducaciónSecundaria, Bachillerato y Formación Profesional, las obras del futuro instituto de la zona de La Granja marchan a buen ritmo. Desde Educación se ha reforzado en el último mes el trabajo de la empresa adjudicataria, Anfrasa Construcciones SL, y el resultado ya se hace notar a primera vista.

Hay que recordar que a finales del pasado mes de mayo, el consejero de Educación de la Junta de Andalucía, Javier Imbroda, se comprometió públicamente en la reunión de la comisión de educación y deporte del Parlamento andaluz, dejando claro que el instituto estaría finalizado para el día 16 de septiembre, fecha en la que comienza el curso. “A no ser que pase una hecatombe o un terremoto, el centro estará abierto en septiembre”, fueron sus declaraciones.

Los operarios están realizando labores de intenso trabajo, llegando incluso a trabajar en algunos días festivos y en horario de tarde, un dato que pone de manifiesto la celeridad que han tomado las obras.

Otra imagen del estado actual de las obras. Otra imagen del estado actual de las obras.

Otra imagen del estado actual de las obras. / Manuel Aranda

De cualquier forma, desde la Coordinadora Pro Instituto, conformada meses atrás para velar por su construcción, ha mantenido durante todo este tiempo un especial seguimiento fotografiando en su página de Facebook la evolución de las obras y tratando, a través de la Flampa, agilizar cualquier cuestión. 

A día de hoy, la zona exterior está a falta de finalizar los patios y accesos, mientras que los edificios en sí están siendo pintados por los operarios. Aunque todavía queda bastante trabajo de construcción, tal y como han reconocido algunas fuentes consultadas, sí que es cierto que el desarrollo de las obras avanza con la previsión esperada. Otra cosa será que en los primeros meses de curso, la nueva instalación vaya a contar con algún que otro operario pululando por ella para tratar de finiquitar el trabajo definitivamente.

Pese a todo, son muchos los padres y madres de alumnos inscritos en este nuevo centro los que a día de hoy recelan de que las obras estén realmente concluidas el próximo mes. 

De lo que sí se ha dado ya parte a Educación es de las necesidades y mobiliario que hará falta para arrancar el curso escolar el próximo 16 de septiembre, toda vez que aunque el centro no tenía edificio propio sí que contaba desde febrero de 2017, cuando fue publicado en el Boja, con su propia sección de educación, a la que esta adscritos ya parte del personal de oficina y profesorado.

Lo cierto es que el día 16  serán, en principio, 475 alumnos (el instituto tiene una capacidad para 680, según anunció la Junta) los que deberían comenzar las clases en este nuevo centro, que curiosamente, aún no tiene designada ninguna denominación.

Más de cuatro millones de presupuesto 

Las obras de este nuevo centro educativo arrancaron, con la colocación de la primera piedra, en junio de 2018, y tenían un plazo de ejecución de 18 meses, y un presupuesto de más de cuatro millones de euros.

El proyecto, realizado por los arquitectos Juan José Domínguez y María García Romero, proponía “un edificio muy versátil y eficiente, tanto desde el punto de vista energético como funcional”.

Será del tipo D4, es decir, con 4 lineas de educación Secundaria, 2 lineas de Bachillerato y 1 linea de Formación Profesional de la rama agraria, aunque ya prevé una futura ampliación en caso de ser necesario.

En cuanto a la edificación, se trata de una instalación longitudinal, compacta, en 3 alturas, para optimizar recorridos, instalaciones y la ocupación en la parcela, lo que repercute en un ahorro económico y energético.

El aula deportiva se ubica rematando la pieza principal del edificio, y conectada a éste en planta baja a través del porche, lo que permite un acceso directo y a cubierto desde el edificio docente, además de favorecer la comunicación directa entre edificio, porche, aula deportiva, vestuarios, pistas deportivas y patio y que todos los espacios susceptibles de ser usados en horario extra escolar estén próximos entre sí y próximos al acceso previsto para el uso fuera del horario lectivo”, recoge el proyecto.

El taller agrario, por su parte, irá situado junto al edificio principal, pero exterior e independiente a él, comunicado a través de un porche, para poder favorecer el suministro de material. Se ubica junto al huerto y futuro invernadero y directamente conectado con él.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios