evolución de la población rural en jerez

El Jerez rural mengua

  • Casi todas las pedanías pierden población

  • Dos barriadas tienen la mitad de habitantes que en 2000

Un anciano pasea por una de las calles de Nueva Jarilla. Un anciano pasea por una de las calles de Nueva Jarilla.

Un anciano pasea por una de las calles de Nueva Jarilla. / pascual

El número de habitantes del denominado Jerez rural sigue decreciendo. Aunque el descenso es lento (entre el 1 y el 2% por año), la despoblación es más acusada en las barriadas rurales y en los pequeños núcleos, donde la pérdida de empadronados supera el 20% en lo que va de siglo. En un principio, las pedanías no sufrían este fenómeno pero desde 2010 se ha revertido la situación entrando en un descenso que contrasta con el aumento constante del núcleo urbano, que supera ya los 191.000 registrados. Según datos de Instituto Nacional de Estadística (INE) publicados el pasado jueves, el 10% de los jerezanos viven en la zona rural, casi dos puntos menos que hace una década. La población afincada en el extrarradio se situó en los 21.282 habitantes a fecha de 1 de enero de 2016, 219 menos que un año antes.

Hasta no hace mucho, las siete pedanías del término municipal (La Barca, Estella, Guadalcacín, Nueva Jarilla, San Isidro, El Torno y Torrecera) amortiguaban la pérdida de habitantes de las barriadas rurales -Las Tablas, por ejemplo, ha dejado de tener en tres lustros más del 40% de su población; La Ina, un 32,4% y El Portal, un 31,8%-. Sin embargo, desde 2012, según los datos del padrón continuo, han empezado también a perder población. San Isidro del Guadalete sigue siendo la pedanía más pequeña, con apenas 577 habitantes, un registro superado por núcleos que no tienen esta consideración administrativa que, entre otras cuestiones, les permite tener ayuntamiento propio, como es el caso de Cuartillos (941 empadronados) o Gibalbín (647). También es la que ha decrecido más desde 2012 (un 6,18%, según los datos del INE). Nueva Jarilla también ha sufrido una importante disminución en los últimos cinco años (un 4,6%). En el lado contrario, Estella y Torrecera han crecido en esta década (un 3,8 y un 5,1%, respectivamente). Mientras, Guadalcacín sigue siendo la pedanía más poblada con algo más de 5.200 habitantes, aunque su población se ha mantenido estable en los últimos cinco años.

En cuanto a las barriadas rurales, la bajada en población es muy acusada de forma generalizada pero hay dos excepciones, que desde 2010 han visto incrementada notablemente su población. Es el caso de Gibalbín, que ha aumentado un 11,5%, o Torremelgarejo (un 9,6%). Mientras tanto, bajo la denominación de Los Repastaderos, el INE engloba a varias barriadas rurales ubicadas en las inmediaciones del kilómetro cero de la autovía Jerez-Los Barrios (A-381) como son Las Pachecas, Lomopardo o El Mojo, entre otras. En los últimos seis años esta zona de Jerez ha perdido más del 6% de su población situándose en los 863 habitantes. A efectos de padrón, también se incluyen en una misma unidad poblacional a Majarromaque y Puente de la Guareña y a La Ina con Rajamancera, que también han visto reducido su censo en los últimos años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios