Jerez

Luz, color y pureza un año más en la celebración del Corpus de San Miguel

  • La procesión estuvo acompañada de mucho público y música de calidad en ambos pasos

Comentarios 1

Las calles más entrañables del barrio de San Miguel vivieron ayer una mañana especial, renovando el ancestral sentimiento eucarístico del que se reviste cuando el Santísimo sale en la procesión de la hermandad del Santo Crucifijo de la Salud. Calles alfombradas con multicolores motivos, ambiente cofrade por todo lo alto, nutrido acompañamiento en el cortejo, música de calidad en los dos pasos y mucho público en las aceras. Con estos magníficos y suntuosos mimbres tenía que resultar un Corpus más que sobresaliente. Y así fue desde que poco después de las diez de la mañana empezaba a salir la cruz de guía para iniciar un itinerario precioso por el corazón de San Miguel, calles adornadas en balcones, casapuertas y calzadas. El primer paso del cortejo fue el de la Virgen de los Reyes con la música del Nazareno de Rota, con una actuación al elevado nivel que nos tiene acostumbrados.

El paso principal con la custodia creada por Laureano de Pina sobre el paso del Rosario, fue solemnemente el Santísimo con la música de elevada calidad de la municipal de San Fernando. Entre uno y otro se repartió el cortejo formado por hermanos de la cofradía y por representaciones corporativas de hermandades del barrio, sacramentales y las hermandades con la del Crucifijo. Así fue, superior y excelente como cada año, el Corpus de San Miguel o de Minerva, que sigue siendo el acto sacramental más singular de entré los que se convocan en la ciudad y en el que se pone en evidencia la pureza con la que la gente de San Miguel espera y vive su anual cita con Cristo sacramentado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios