DIARIO DE JEREZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Obituario

Muere el conocido hostelero Juan Gago Bardo

  • El empresario jerezano ha fallecido en la mañana de este jueves en el Hospital de Jerez a los 74 años donde había ingresado con coronavirus

  • Jubilado desde hace una década, estuvo al frente de los fogones de La Tasca, la cafetería El Caballo o la venta El Porvenir

Juan Gago, junto a su hijo Marcos y la plantilla actual de la cafetería El Caballo. Juan Gago, junto a su hijo Marcos y la plantilla actual de la cafetería El Caballo.

Juan Gago, junto a su hijo Marcos y la plantilla actual de la cafetería El Caballo.

El conocido hostelero jerezano Juan Gago Bardo ha fallecido en la mañana de este jueves a los 74 años de edad en el Hospital de Jerez tras permanecer varias semanas ingresado en la UCI por coronavirus.

Gago llevaba una década jubilado, después de poner fin a una dilatada trayectoria profesional. Nacido el 12 de julio de 1945 desde niño tuvo clara su vocación. A los siete años empezó a trabajar en la venta El Porvenir junto a su padrino, Manuel Robredo de los Ríos, quién comenzó a inculcarle su pasión por la cocina, de la que hizo un arte.

Sus clientes siempre recordarán sus grandes especialidades, la paella, la urta a la roteña, las gambas con bechamel, el solomillo al oloroso, las almejas a la marinera o el tocino de cielo.

Juan Gago, días antes de ingresar en el Hospital. Juan Gago, días antes de ingresar en el Hospital.

Juan Gago, días antes de ingresar en el Hospital.

Nadie le regaló nada y a base de trabajo y esfuerzo se fue haciendo un hueco en el ámbito empresarial. Trabajó durante años en Málaga, regresó a Jerez y montó junto su hermano Pepe en La Granja el bar Lo Bueno.

Durante años fue cocinero en El Tendido 6, luego regentó La Tasca también junto a sus hermano Pepe. Más tarde abrió la cafetería El Caballo y estuvo al frente de la venta El Porvenir. Como jefe de cocina de El Caballo puso fin a su etapa laboral para dedicar más tiempo a sus otras pasiones, su familia y sus partidas de dominó en el Club Nazaret, el bar Fleming o las Tres Niñas.

Casado con María Jesús Molina, tenía dos hijos, Marcos y Rocío, y un nieto de poco más de un año, Mauro, por el que se desvivía y pasaba semanas en Madrid. Descanse en paz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios