Jerez

Multan a un monitor por pegarle un puñetazo a un menor acogido en el antiguo Hotel Ávila

  • El educador del centro de menores deberá pagar al joven 180 euros más 219 de indemnización

Menores asomados a uno de los balcones del Hotel Ávila. Menores asomados a uno de los balcones del Hotel Ávila.

Menores asomados a uno de los balcones del Hotel Ávila.

Uno de los monitores del antiguo centro de menores Anide 9 de Jerez, hoy Hogar El Molinillo, ha sido condenado a pagar una multa de 180 euros por un delito de lesiones leves al dar un puñetazo en el ojo a unos de los menores inmigrantes que estaban allí acogidos. Asimismo, tendrá que indemnizar a este joven con 219 euros por los daños ocasionados. El juicio se ha celebrado este lunes tras la denuncia presentada por un particular.

Tal y como recoge la denuncia, a la que tuvo acceso este periódico, los hechos sucedieron a principios de este año en el propio centro de menores, ubicado en el antiguo Hotel Ávila. El menor agredido sufrió lesiones en el ojo, por lo que tuvo que ser atendido en el hospital. Después de lo sucedido, el chico se puso en contacto con el teléfono de Atención al Menor de la Junta de Andalucía, tal y como recoge el escrito de denuncia.

El colectivo Red de Inmigrantes de Jerez ha celebrado esta sentencia condenatoria “al quedar acreditado que se maltrata a los menores inmigrantes que están acogidos en este centro”.

Conviene recordar que tres trabajadoras de Anide 9, entre ellas la directora, fueron detenidas el pasado verano por abandonar a varios menores inmigrantes que vivían en este centro de Jerez. Según confirmaron fuentes policiales, las tres mujeres pretendían deshacerse de los menores más conflictivos para así poder acoger a otros menas y obtener más ingresos económicos con las nuevas altas, ya que Anide 9 era un centro concertado.

Las tres mujeres eran las encargadas de la guarda de los menores extranjeros no acompañados de este centro concertado con la Junta de Andalucía, las cuales, según afirmó la Policía en un comunicado, “se desentendieron de sus cuidados al obligarlos a viajar solos a otras provincias”.

De hecho, existen registros de las cámaras de seguridad de la estación de autobuses de Jerez en los que se captan a las trabajadoras del centro comprando los referidos billetes a los chavales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios