Jerez

Nace la primera nutria en el Zoobotánico en el Programa de Especies en Cautividad

  • El Parque celebra la reapertura de la iglesia de Santiago poniéndole su nombre a la nueva cría

Comentarios 0

El equipo del Zoo presentó ayer la nueva cría de Nutria Europea, que nació el pasado 17 de junio. Santiago, que nunca se había separado previamente de su madre, sollozaba mientras recibía su primer chequeo en el que además de determinar el sexo, se le ha implantado un pequeño microchip con el que se le podrá identificar para siempre. El pequeño mamífero, que ya pesa casi dos kilos, presenta un buen pelaje y se encuentra en perfecto estado según informaron ayer Luis Flores y José María Aguilar, veterinarios del centro. Santiago, llamado así por la reciente reapertura de una de las iglesias más populares de la ciudad, es la única cría que ha nacido este año del par de nutrias que viven en el Zoológico y que pertenecen al Programa de Cría en Cautividad de Especies Amenazadas, cuyo principal objetivo es la conservación de las especies y el fomento de la sostenibilidad medioambiental.

Las nutrias son animales que viven principalmente en tierras cercanas a cuerpos de agua, confundidas a menudo con los castores. Flores aseguró que el éxito de la reproducción está basado en gran parte en una buena alimentación variada que le aporte todo lo necesario, que va desde la carne hasta el pescado. El futuro de esta especie animal estaba en peligro debido a la destrucción de su hábitat natural, en el que muchas de ellas no podían encontrar suficiente comida para sobrevivir debido a la contaminación de las aguas que las rodeaban. Los esfuerzos en los últimos 10 años para proteger a las nutrias han tenido éxito en su mayoría, y existe gran probabilidad de que se pueda ver a estas criaturas sobrevivir en el futuro, gracias a proyectos como la cría en cautividad que se desarrolla en la ciudad de Jerez.

Las últimas crías de esta especie, nacidas en 2015, se enviaron al Programa de Reintroducción a la Libertad que tiene el Zoológico en Holanda. Pero Santiago no tiene ningún destino concreto. Es importantísimo que pase un tiempo con sus padres, aproximadamente 5 meses, en el que aprenda a nadar, andar y a desarrollar todas sus cualidades. El tiempo necesario que le permita aprender realmente a vivir antes de buscarle otro alojamiento.

En un mes, 'Santi', apodado por Ana Timermans, directora de las instalaciones, recibirá su primera vacuna de desparasitación y durante su estancia en Jerez estará vigilado con un monitor en la madriguera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios