Jerez

Nuevas vistas desde las alturas

  • La reforma de la parroquia de La Barca ha contado con un presupuesto de 52.000 euros

  • El Obispado, La Caixa y diferentes empresas foráneas son algunas de las entidades colaboradoras

La Barca cuenta ya con nuevas vistas desde el campanario de la parroquia de San Isidro y tras nueve meses de reformas, la iglesia dispone de un nuevo repique de campanas.

El pasado mes de octubre de 2017, Diego González, párroco de La Barca desde más de 13 años, daba la voz de alarma lanzando un SOS a todos los vecinos, empresas y entidades del extrarradio, retransmitiendo un mensaje claro y conciso: "La torre se derrumba". Las reformas comenzaron en el mencionado mes y han estado divididas en cuatro fases diferentes: primero se cambiaron las campanas, financiadas por La Caixa, con una cuantía de 3.600 euros. Posteriormente, en el mes de enero la torre, icono para el pueblo, financiada al completo por el Obispado, y después la nave principal de la iglesia, donde la carcoma terminó afectando las vigas de contención, que ha contado con un presupuesto de 7.000 euros.

La Iglesia tiene el dinero que los fieles quieren darle. La solidaridad está en todos lados"Diego GonzálezPárroco de La Barca

Actualmente, se están reparando la bóveda y la fachada, con una cuantía de 32.000 euros, para finalizar las obras el próximo mes de septiembre, las cuales han tenido un presupuesto total de 52.000 euros. "Gracias a Dios ya nos queda poco aunque nos faltan todavía 12.000 para terminar de pagar todo el coste de las reformas. Tenemos que lanzar un SOS fuerte porque nos queda muy poco para conseguirlo", apunta Diego González, sacerdote de La Barca.

Desde la comunidad parroquial aseguran que la situación de la torre era "desastrosa". "El campanario ha estado inhabilitado al menos seis años, nadie podía subir porque era un peligro. Por eso, a pesar de que la iglesia al completo se caía a pedazos, lo principal era la torre. Las campanas estaban pendientes de un enganche, no se han caído porque Dios está arriba", explica el párroco. El campanario de la parroquia de San Isidro, junto al puente de acero, forman parte de la identidad de la pedanía jerezana. Un icono para el pueblo desde donde se observan las diferentes perspectivas de la zona, desde Torrecera hasta Majarromaque, además de ser historia para todos los pedáneos ya que allí "se han bautizado, han tomado la Primera Comunión, se han casado, han bautizado a sus hijos y han despedido a un ser querido".

"El reclamo para el pueblo era la torre pero la iglesia entera daba pena. Las fachadas negras por la humedad debido al mal tiempo de este invierno, la carcoma estaba afectando a la madera de la nave principal y era un peligro. No hemos podido arreglarlo antes por falta de recursos", comenta el sacerdote.

Las reformas han contado con un presupuesto total de 52.000 euros, de los cuáles 32.000 se han recaudado fuera de la pedanía.

El Obispado y la Fundación Jaime González de Jerez, La Caixa, la Hermandad del Santísimo Cristo de la Piedad de La Barca, empresas foráneas y amistades de las diferentes parroquias de los alrededores "han colaborado estrechamente con la causa". "A pesar de ser un pueblo que cuenta con más de 4.000 habitantes, las colectas de los domingos son muy escasas y no se recogen grandes cantidades como para mantener la torre, por eso hemos tenido que pedir ayuda de todos lados. Aún así, nos quitamos el sombrero con todas las personas que están volcándose con la causa y que aportan lo que pueden porque toda ayuda es bienvenida", explica el cura de la pedanía.

Desde el Consejo Parroquial y la Comisión en Defensa de Nuestra Torre, entidades íntimamente vinculadas, se han puesto en marcha diferentes actividades para recoger fondos con las que se ha logrado recaudar hasta más de 1.500 euros. "No se paran de hacer cosas que poco a poco van sumando. Seguimos con la venta de pulseras con las que hemos recogido cerca de 800 euros. En Navidad se organizó una zambomba y el día de Andalucía el Ayuntamiento nos cedió una barra con la que recaudamos 900 euros. Además de todo eso, tenemos huchas en todos los comercios y bares del pueblo y con eso llevamos ya 1.500 euros que salen directamente de los propios barqueños", apunta González.

A través de las redes sociales, el consejo parroquial y el sacerdote de la iglesia de San Isidro, a título personal, llamaban la atención de los vecinos con mensajes que denunciaban la grave situación. "Hemos tenido una página de la torre en Facebook y así los vecinos se han estado enterando del progreso. Además, en las propias misas dominicales se han estado mandando mensajes simplemente con la esperanza de recibir algún tipo de colaboración porque la solidaridad está en todos lados. Poco a poco estamos consiguiendo el objetivo porque hay personas que desde la amistad y la generosidad nos echan un cable".

Desde la parroquia de La Barca esperan como agua de mayo la donación del propio gobierno local de la pedanía "porque nos ayudaría a terminar de pagar las obras". "El Ayuntamiento de Jerez no ha aportado nada, ni la Diputación de Cádiz tampoco pero el Ayuntamiento de La Barca nos prometió 7.000 euros que nos van a ayudar mucho porque nos hace falta para terminar de pagar las reformas".

El sacerdote de la pedanía señala que hay vecinos que están muy volcados con la causa pero que "muchos creen que la parroquia tiene dinero". "Si no hemos arreglado antes los desperfectos es porque no tenemos recursos. La iglesia se está arreglando porque hay mucha gente que nos ayudan con lo poquito que pueden porque la iglesia tiene el dinero que los fieles quieren darle, todo sale desde la generosidad. El Obispado socorre cuando es necesario, como lo hizo en Majarromaque con la cubierta de la iglesia, pero el Obispado no es el hada madrina porque tiene más de 80 parroquias a las que ayudar", concluye el sacerdote.

La torre de la iglesia de La Barca reluce y deslumbra hoy de nuevo tras años varios años sin ser maquillada por los rayos del sol. "Estoy muy orgulloso de ver como el sol es el foco de luz del campanario. Hacía años que no brillaba así porque estaba cubierto de musgo. Hoy por fin podemos decir que La Barca presume de icono".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios