Jerez

Nuevo PGOU, cinco años después

  • El BOJA publica al fin la revisión del planeamiento de Jerez, cuyos suelos ya pueden desarrollarse, salvo los afectados por errores · La planificación cuesta 1.000 millones y no se ejecutará al completo antes de 2021

Más de cinco años después, el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) recogía en su edición de ayer la publicación de la revisión-adaptación del Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU) de Jerez. Es el último paso en la tramitación de un planeamiento que desde el momento de dicha publicación ha entrado en vigor, pese a que algunos de sus apartados aún estén pendientes de correcciones y deban ser subsanados en un documento de cumplimiento de las deficiencias -casi una treintena- detectadas por los técnicos de la Consejería de Ordenación del Territorio. El citado documento volverá próximamente a pleno para ser aprobado como texto refundido del PGOU, aunque la mayor parte de los suelos previstos en el planeamiento podrán iniciar los pertinentes trámites urbanísticos para comenzar su desarrollo.

Dicho así, parecería que todo es inminente, aunque lo cierto es que aún pasará bastante tiempo hasta que gracias al nuevo Plan General comience a vislumbrarse "la primera transformación de la ciudad del siglo XXI", como la calificó ayer la alcaldesa, Pilar Sánchez, quien se olvidó de la crisis, los retrasos y las vicisitudes recorridas hasta la fecha para congratularse por el hecho de que Jerez ya tenga suelo para todo. Pero la realidad, como se ha dicho, dicta que el Plan todavía necesita tiempo para ejecutarse y, sobre todo, dinero, liquidez bancaria.

Según el estudio económico-financiero que incluye la planificación, desarrollar y ejecutar el conjunto de actuaciones urbanísticas que prevé el documento encierra un volumen global de inversión de 1.041,49 millones de euros, de los cuales 733,8 millones deberán ser aportados por la iniciativa privada, el 70,5% del desembolso total. Al margen de la recesión, el estallido de la burbuja inmobiliaria y las actuales severas restricciones crediticias, el añadido que ralentizará más que probablemente la puesta en carga de los primeros terrenos estribará en el mayor o menor número de propietarios que contenga cada suelo urbanizable. De este modo, explican especialistas en la materia, "cuantos menos metros y propietarios, más fácil será desarrollar los terrenos pintados en el Plan".

El propio escenario que dibuja la Junta, tal y como viene recogido en las disposiciones generales del documento publicado en el BOJA de ayer, marca una vigencia del PGOU a más largo plazo de lo que un principio se pensaba. Si hace un par de años la previsión era tener agotado el Plan en apenas ocho-diez años, "el horizonte temporal mínimo de sus previsiones programadas es de doce años", remarca uno de los artículos de dichas disposiciones. En todo caso, puntualiza, "con carácter bianual, el Ayuntamiento deberá constatar el cumplimiento de su ejecución con la finalidad de ajustar las determinaciones de programación (...)".

Al margen de lo anterior, las mismas fuentes apuntan al sector residencial Guadalcacín I como uno de los que tendrá un desarrollo más ágil y rápido. Precisamente los pocos propietarios con que cuenta y el hecho de no ser un suelo excesivamente grande, unos 141.000 metros, hará que sea uno de los mejor posicionados para poner en carga las 496 viviendas que hay planificadas. Carrascal, junto a Croft, y terrenos de actividad económica como Carrerista y Pastranilla tampoco deben tener problemas para desarrollarse cuanto antes. Como es sabido, el Plan ha pintado suelo para 25.795 viviendas, de las que unas 10.000 serán protegidas. También prevé cinco millones de metros de suelo industrial; 1,8 millones para equipamiento; y 3,2 millones para zonas verdes. El PGOU de Jerez, además, se circunscribirá en el plazo máximo de dos años al ámbito metropolitano, con su inclusión al Plan Subregional Bahía-Jerez que ya se está redactando.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios