Municipal

El PP confía en reducir el retraso en el pago de facturas progresivamente

  • Se marca un horizonte de cuatro años para cumplir con el plazo legal de 30 días para liquidar con los proveedores. En febrero se redujo levemente el tiempo medio de abono.

Comentarios 4

El gobierno local espera que, de manera paulatina y en un horizonte de cuatro años, el Ayuntamiento vaya aminorando el retraso que actualmente tiene para pagar las facturas a sus proveedores. Para ello, son varios los factores que baraja para poder reducir el llamado periodo medio de pago, una magnitud que da una estimación del tiempo que tardan las administraciones públicas en liquidar sus obligaciones por las contrataciones con terceros. El último dato oficial, correspondiente a enero, es que las facturas remitidas a la entidad local son abonadas seis meses después de presentarse por registro, aunque ayer avanzó que en febrero se redujo levemente este tiempo.

El primer teniente de Alcaldía y portavoz municipal, Antonio Saldaña, señaló que son varias las medidas puestas en marcha para que el Ayuntamiento cuente con mayor liquidez y, de este modo, poder afrontar con menor dificultad estas obligaciones e intentar acercarse a la obligación legal de pagar en un plazo no superior a los 30 días. Entre ellas hizo mención de la aprobada ayer en el pleno que supondrá que el Ayuntamiento refinancie buena parte de su deuda bancaria a un interés más bajo y a un plazo de amortización más largo. A esto le une que se confía que en este y los próximos ejercicios se produzca un incremento de los ingresos municipales por una "mejora de la situación económica".

Saldaña volvió a defender la gestión económica del gobierno local volviendo a recurrir a la afirmación: "Antes no se pagaba; ahora sí". Para ello, hizo mención nuevamente de "la situación de partida" de la tesorería municipal, insistiendo en que estaba en un estado de "colapso" hace cuatro años. Acto seguido, alegó que el periodo medio de pago es una magnitud que "fluctúa bastante" a lo largo del año por lo que explicó que es habitual que haya meses de subida y otros de bajada; eso sí, apuntó que la previsión es que el Ayuntamiento entre en una tendencia descendente a lo largo de los próximos meses. Para ratificar esta afirmación dio a conocer ayer los datos correspondientes al periodo medio de pago del mes de febrero, que acaba de ser enviado al Ministerio de Hacienda (este organismo no la publicará oficialmente hasta dentro de varias semanas), donde el Ayuntamiento ha reducido levemente el retraso. Así de los 181 días que el Consistorio tardó de media en liquidar sus obligaciones en enero, al mes siguiente se situó en 173 días.

Las previsiones que baraja el gobierno local es acabar este año con un periodo medio de pago que si sitúe en los 113 días desde que se presenta la factura en el registro municipal (un mes menos que el pasado diciembre). Al año siguiente, se pretende reducir la espera a tres meses; en 2017 a algo más de dos meses y en 2018 se estima estar ya por debajo del plazo máximo que permite la normativa legal. Este planteamiento cuenta con la aceptación del Ministerio de Hacienda ya que viene incluido en el plan de ajuste aprobado tiempo atrás y que ayer precisamente fue modificado por el pleno para acogerse a la refinanciación de la deuda bancaria.

Por otro lado, y según los datos remitidos por el Ayuntamiento al Ministerio de Hacienda, en el pasado mes el Ayuntamiento liquidó facturas por valor de 939.000 euros mientras que tiene pendiente de abono unos 35,9 millones de euros.

En estas cifras, una de las empresas públicas que más se retrasa en liquidar sus obligaciones es Cirjesa (Circuito de Jerez), que tarda en torno a cuatro meses. Saldaña lo justificó señalando que la mercantil que gestiona el trazado de velocidad tiene unos ingresos muy condicionados al Gran Premio de Motociclismo, de ahí que su liquidez se resienta en los meses previos a la celebración de la prueba. Actualmente, Cirjesa es la empresa que tiene un mayor importe de facturas impagadas ya que el montante supera los 2,1 millones de euros. Mientras el Teatro Villamarta y Comujesa, la empresa de servicios del Ayuntamiento (tiene a su cargo la gestión de los autobuses y el servicio telefónico 010), tienen pagos pendientes que superan los 500.000 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios