Entrevista

“Pacheco hizo de Jerez una ciudad de servicios, yo la veía más industrial”

  • Después de 38 años en política, Miguel Arias, ex parlamentario andaluz, ex ministro, ex comisario europeo, ex candidato a alcalde, disfruta en su casa de sus primeros meses de jubilado

Miguel Arias, durante la entrevista en el hotel Jerez Miguel Arias, durante la entrevista en el hotel Jerez

Miguel Arias, durante la entrevista en el hotel Jerez / Miguel Ángel González

"He aprendido a sacarme un billete de avión por Internet”, dice medio sorprendido Miguel Arias permitiéndose una caña y unas patatas fritas en un paréntesis de la dieta que se ha impuesto tras su jubilación después de 38 años en la primera línea política. “La vida en Bruselas es muy desordenada, comer a deshoras, dormir poco. Ahora puedo cuidarme”. Su última misión en activo no ha sido pequeña como comisario para el cambio climático, un puesto clave que le ha llevado, de nuevo, a recorrer el mundo entero... pero sin saber sacarse un billete de avión por internet. Un político de su nivel tiene un equipo que se encarga de esas cosas. “Sentarte de tú a tú con China y Estados Unidos en nombre de Europa no está nada mal para un chico salido de Jerez. Fíjate que Timmermans, que iba de candidato número uno y que podía elegir cartera, se ha quedado con la que yo he dejado”. Ahora se permite recuperar amigos y dar charlas sobre cambio climático en lugares donde antes no podía, como la que va a ofrecer después de esta entrevista en el club de los rotarios de Jerez.

- Es un convencido de la actuación decidida para atenuar los efectos del cambio climático.

- Soy un convencido porque existe la necesidad de actuar conjuntamente y Europa está liderando esa actuación que va a cambiar el modelo económico en el mundo y los hábitos sociales. La tarea de Europa es mantener ese liderazgo para que se siga la senda que está marcando.                                                                                           - El liderazgo parecía que lo tenía Greta Thunberg.                                                       - Se habla mucho de anécdotas como Greta Thunberg y poco de las políticas concretas que hay que adoptar y que verdaderamente sirvan de poso para hacer a la gente más consciente del reto que tenemos delante. Ese poso se consigue negociando.                                                                                                                              - ¿España está cumpliendo?                                                                                                    - España está comprometida y ha presentado sus planes para cumplir con la agenda 2030. Existe el compromiso, ahora hay que ver si cumple los planes.                      - ¿Conoce a la vicepresidenta que ha puesto el cambio climático como prioridad en el nuevo Gobierno?                                                                                                            - Sí, claro, he coincidido mucho con ella cuando ella estaba en una fundación, como una ONG, y tengo una buena relación. Es muy política, pero conoce bien la materia en cuanto al cambio climático, aunque quizá no tanto lo que se refiere a lo energético.                                                                                                                              - La última vez que hablamos con usted estaba en Costa Rica... ¿Se va a acostumbrar un hombre tan inquieto a estarse quieto?                                                       - Pues a Costa Rica es fácil llegar, más difícil es ir a las islas Marshall o a la Antártida. Después de todo el desgaste físico que todo eso supone tengo muy claro que renuncio a cualquier tipo de actividad política que no sea ir en el número 14 de la candidatura a la alcaldía de Jerez por mi partido. No, en serio, he vivido cinco años apasionantes, quizá los más apasionantes de mi carrera.                                    - ¿Más apasionante que cuando llegó por primera vez a Bruselas y empezó a construir el papel de nuestro país en Europa?                                                                      - Tuve una gran oportunidad de entrar en contacto muy profundamente con el derecho comunitario, pero aquel era un parlamento que no legislaba, yo no sentía que viviera la política real europea. Mucho más apasionante me pareció la etapa anterior.                                                                                                                                 - En el Parlamento andaluz.                                                                                                    - En las legislaturas del 82 y el 86 había políticos de verdad. Escuredo o Borbolla, por mencionar sólo a algunos. Eran personas que tenían una idea de Andalucía en la cabeza, aunque yo no estuviera de acuerdo con ellos, pero tenían ilusión por la política y amor por Andalucía. Era un Parlamento muy ideológico y las discusiones eran duras, pero todos nos hicimos amigos y después de darnos de lo lindo nos íbamos a tomar copas juntos. Repaso los diarios de sesiones y aún me río con las intervenciones de José Ramón del Río, con esa ironía gaditana, o las de Alcaraz. Qué nivel. Se soñaba con la California del sur y salieron leyes, como decía, muy ideológicas, como la reforma agraria, que era profundamente antieuropea y a mí me sirvió para aprender mucho derecho comunitario, hasta el punto de que cuando entramos en la Unión me encomendaron formar a abogados del Estado en la materia.                                                                                                                                  - ¿Se sigue sin hablar de política en Europa?                                                                    - No, ha cambiado mucho. Como comisario aterrizas en un lugar en el que decides sobre la vida de los ciudadanos. Yo he conseguido un cambio legislativo brutal. Lo más frustrante para un comisario es el bloqueo porque, al fin y al cabo, un comisario es un negociador, un componedor entre el Parlamento y el consejo. Yo he conseguido que se cumpliera el programa al cien por cien. Eso se hace negociando y haciendo política. Y sí, con Juncker se hablaba mucho de política. Hablamos de grandes temas, de política con mayúsculas, de la inmigración, del Líbano, de la transición energética...                                                                                                           - ¿Y de Cataluña?                                                                                                           - Dos veces se ha hablado de Cataluña, una con la desconexión unilateral y otra con el referéndum, cuando hubo unas cargas policiales que causaron recelo en Europa. Pero no, de Cataluña no se habla, no es un debate europeo. Entienden que es un asunto español que España, que es un estado de derecho, resolverá con sus propios mecanismos. Los independentistas han fracasado en su intento de elevar su conflicto más allá de las fronteras.                                                                           - ¿Ni con Puigdemont en el europarlamento?                                                                     - La capacidad de que se le escuche se reduce día a día. En Europa te escuchan cuando interesa lo que dices. Si te vas a poner a hablar de ti mismo o de tus problemas, te escuchan una vez y luego no te hacen caso.                                                  - ¿Le inquieta la cantidad de antieuropeos que hay en Europa?                                          - Cuando llegas a Europa te haces proeuropeo. Es muy fácil hablar y dar discursos altisonantes, pero eso allí no interesa. Le pasó a Podemos. Dio un discurso de ese corte y, a partir de ahí, se quedaron aislados. Ellos lo vieron y se volvieron mucho más constructivos para ver qué podían hacer desde Europa. Allí no se está para hablar, sino para actuar. En caso contrario, como si no estuvieras, como ha pasado con Le Pen o con Farage.                                                                                                         - ¿Cómo observa la política española ahora que es observador?                                        - Mi gran preocupación es el cortoplacismo de una determinada clase política. Nadie piensa en qué hacemos con Pisa y esos informes en los que siempre salimos mal parados, en las listas de espera... Falta un proyecto de país. Me preocupa mucho ese tipo de Gobierno apoyado en factores nacionalistas disgregadores. Yo trabajé siempre con un PSOE que tenía un proyecto de país y tuvieron ministros fantásticos: Lluch, Boyer... Gente que tenía un proyecto claro, como era meter a España en Europa.                                                                                                                  - ¿Y su partido? También parece un poco errático.                                                               - Yo nací en AP y me desarrollé en la idea de unir el centro derecha. Lo consiguió Aznar integrando a familias políticas muy diversas. Pablo Casado es un gran político que ha tenido el problema de que desde que fue elegido se ha tenido que enfrentar a una elección tras otra y así es imposible tener tiempo para construir nada.                                                                                                                                       - ¿No le inquieta del ideario de Vox?                                                                                      - Sinceramente, no he leído cuál es el ideario de Vox.                                                               - No tiene tiempo...                                                                                                                    - Es que llevo una vida muy acelerada. Voy al supermercado, a la tintorería... Estoy disfrutando de Jerez, recuperando mis amigos, arreglando mis cacharros (tiene una colección de coches antiguos). Soy mi propio jefe de gabinete y, claro, eso me lleva un tiempo.                                                                                                                               - Y pensar que usted pudo acabar en cualquier otro sitio que no fuera Jerez.              - En cualquier otro sitio, no. Cuando saqué las oposiciones de abogado del Estado y vi que podía elegir hice un estudio de mercado sobre los sitios con más calidad de vida, que tenía que ver con que fueran ciudades manejables, que tuvieran aeropuerto y playa. Elegí San Sebastián, Palma y Jerez. Otros se quedaron con las dos primeras plazas y a mí me tocó Jerez, de lo que me alegro enormemente porque San Sebastián tuvo luego todo el problema etarra y allí han matado a muchos amigos míos, y Palma perdió su dimensión humana con ese turismo tan sofisticado. Así que me vine a Jerez, ahora mismo, y con todos sus problemas, el lugar de mayor calidad de vida de España.                                                                               - ¿Ha llamado a Pacheco?                                                                                                          - Hombre, no le he llamado, le he visto. Pacheco y yo nos hemos peleado de todas las maneras y me las ha hecho muy gordas, pero le guardo mucho cariño. Esta ciudad es muy pequeña como para llevarte mal con alguien.                                                  - Usted ha salido indemne.                                                                                                   -Porque nunca hice nada que se me pudiera achacar, pero eso en este país da igual, aunque no hayas hecho nada los medios se pueden encargar de que parezca que lo has hecho. Pero en mi caso, ni eso.                                                                 - Usted que se enfrentó a Pacheco por la alcaldía, ¿hubiera hecho un Jerez muy distinto?                                                                                                                                    - Yo tenía un modelo de ciudad en la cabeza muy distinto al de Pedro, que hizo de Jerez una ciudad de servicios y yo la veía más volcada con la industria tecnológica en el sector primario y apoyando al sector bodeguero. Ha sido una frustración que algunos proyectos que yo apoyé en el sector primario no acabaran de cuajar.                 - Se sigue comiendo los yogures caducados?                                                                      - No, porque los yogures ya no son caducados sino de consumo preferente, que es mucho más sensato y evita que se tire toda esa cantidad de comida o que esos productos no puedan llegar, por ejemplo, a los albergues. La gente me lo sigue diciendo. Me recuerdan por eso. Y me lo dicen con cariño. Así que bien dicho estuvo. Y. además, tenía razón.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios